Pago de Impuestos por Criptomodendas

La gente de www.cryptomkt.com a publicado una buena nota con respecto al pago de impuestos.

Revuelo ha causado la obligación de incorporar en la línea 6 del Formulario 22, las utilidades provenientes de enajenación de activos digitales. Sin embargo, esto no constituye una novedad, sino más bien una simple confirmación de lo que todos sabemos y se había comentado en paper anteriores: “Las utilidades provenientes de la venta de criptomonedas pagan impuestos”.

Ahora bien, me parece relevante separar aquello que constituye una realidad, de aquello que es una mera creencia colectiva.

1.- Siempre se ha tenido que tributar por las utilidades de las criptomonedas.

Efectivamente, lo que ha hecho el Servicio de Impuestos Internos (en adelante SII) en esta ocasión es señalar expresamente la manera como se declaran los activos digitales, pero la obligación de pagar impuestos no tiene su fuente en los instructivos del SII, sino que en la Ley y esta señala que, para efectos del pago de impuesto, renta son: “Los ingresos que constituyan utilidades o beneficios que rinda una cosa o actividad y todos los beneficios, utilidades e incrementos de patrimonio que se perciban o devenguen, cualquiera que sea su naturaleza, origen o denominación.”, definición que por supuesto cubre las ganancias generadas por criptomonedas.

2.- Las ganancias obtenidas por criptomonedas tributan con impuesto de Primera Categoría, con tasa 25%, e Impuesto Global Complementario o adicional según sea el caso.

Sobre este punto ya se ha hablado latamente en otro paper por lo que me remito a lo indicado. Más informaciones

3.- La obligación de declarar no significa necesariamente pagar impuestos.

Todos aquellos que obtengan ganancias por la venta de activos digitales tendrán que hacer la declaración anual, pero solo pagarán impuestos en definitiva aquellas personas que en la sumatoria de todas sus rentas del año 2018 incluyendo, además de criptomonedas, sus trabajos asalariados o independientes, superen las 13,5 Unidades Tributarias Anuales  (al día de hoy 7.833.186). Si su renta es inferior, quedará en el tramo exento del Impuesto Global Complementario.

4.- Los domiciliados o residentes en Chile deben tributar por sus rentas de fuente mundial.

De acuerdo a la legislación chilena, es indiferente si las operaciones se realizan en Chile o en el extranjero, todos los domiciliados o residentes en Chile (sin importar su nacionalidad) deben pagar impuestos por las ganancias obtenidas por la venta de activos digitales.

Ejemplo: Si usted compró 10 ETH en Chile, los envía a una wallet en el extranjero y los vende en ese lugar, de todas maneras debe tributar en Chile por esa ganancia.

Es cierto que para el SII resultará bastante difícil identificar una venta realizada en el extranjero por temas de trazabilidad de las transacciones, pero eso no significa que no exista la obligación de declarar dichas ganancias y en su caso pagar los impuestos respectivos.

5.- No es el retiro del dinero desde el Exchange lo que genera la obligación de tributar.

El mero hecho de vender un activo digital a un precio mayor al adquirido genera una utilidad, por ende, es indiferente si luego de la venta usted rescata el dinero o lo mantiene en el Exchange o vuelve a comprar nuevos activos digitales.

6.- Las meras apreciaciones del activo digital no generan renta.

Si usted ha adquirido 1 ETH por CLP $100.000 el 05 de marzo de 2018 y al 31 de diciembre de 2018 este tiene un valor de CLP $250.000, no debe declarar esa plusvalía del activo por cuanto la ganancia no se realizó, lo que ocurre con la venta o enajenación de la criptomoneda.

7.- La adquisición de bienes con criptomonedas también puede ser una forma de obtener una ganancia.

Si el contribuyente tiene 1 BTC que adquirió en $1.000.000 y, cuando se está cotizando en $4.000.000, decide comprar un vehículo con ese BTC también se entiende que ha obtenido una ganancia que será la diferencia entre el valor de adquisición del BTC ($1.000.000) y el precio en el cual las partes acordaron como precio del vehículo ($4.000.000). Lo mismo aplica en aquellos casos.

Autor:

Juan Gregorio Pasten
Abogado Tributario
Experto en Criptomonedas y Blockchain.
Socio Grupo Wolf

Envía un comentario