Es probable que el precio de Bitcoin se vea afectado mientras Estados Unidos inyecte billones a la economía

Estados Unidos está imprimiendo dólares y recortando los tipos de interés para ayudar a la gente, pero ¿afectará al mercado de las criptos?

Los responsables de formular las políticas en todo el mundo han comprometido cantidades sin precedentes de dinero fresco en un intento de evitar una inminente recesión, o peor aún: una depresión total. En Estados Unidos, el Senado aprobó un paquete de estímulo de 2 billones de dólares a finales de marzo, y la Cámara de Representantes ha aceptado ahora una propuesta de los Demócratas del Congreso por otros 3 billones de dólares destinados a aliviar las necesidades de los estadounidenses que se enfrentan a una tasa de desempleo de casi el 15%. Como respuesta al COVID-19, la Reserva Federal ha emprendido una ola de alivio cuantitativo sin precedentes en su historia.

Siendo el cuerpo monetario responsable de manejar la moneda de reserva mundial, la Reserva Federal utiliza la flexibilización cuantitativa como un medio para infundir a la economía con nueva liquidez. Tener un control total sobre la impresión de dinero permite a la Reserva Federal imprimir tantos dólares como quiera, que luego inyecta en el sistema financiero mediante la compra de activos en el mercado abierto.

Los observadores del mercado recuerdan las secuelas de la Gran Recesión de 2008, cuando la Reserva Federal aportó más de 1.2 billones de dólares en activos en solo cuatro meses como una forma de inyectar capital fresco en los mercados. Sin embargo, la escala de la flexibilización cuantitativa emprendida a raíz de la crisis del COVID-19 empequeñece cualquier cosa que haya sucedido antes, ya que la Reserva Federal no pone ningún límite a la cantidad de dinero que planea inyectar en el sistema.

En los últimos dos meses y medio, la Reserva Federal ha comprado alrededor de 2.8 billones de dólares en activos. A diferencia de las secuelas de 2008, cuando el organismo gobernante limitó sus compras de activos para asegurar los bonos del Tesoro de los EE.UU., esta vez también se ha comprometido a comprar activos de mayor riesgo, como bonos corporativos y municipales.

¿Qué deben esperar los inversores de criptos?

Se espera que el dinero de rescate de los Estados Unidos se destine a ayudar a las empresas públicas y a evitar que los accionistas pierdan su valor. Se espera que este nuevo dinero infle el costo de los activos, pero como la mayoría de los estadounidenses no poseen activos, el único resultado que experimentarán es un debilitamiento del poder adquisitivo. Beni Hakak, CEO de LiquidApps, ve una oportunidad para que Bitcoin (BTC) se establezca como un almacén de valor:

La crisis financiera por el COVID es la primera crisis que Bitcoin está experimentando como clase de activos, y aunque algunos esperaban que tuviera un rendimiento similar al del oro, la situación provocó un fuerte descenso en el precio de Bitcoin. A medida que la economía mundial ha empezado a abrirse, Bitcoin se ha recuperado bastante bien, superando al S&P desde sus respectivos mínimos. Con el halving de Bitcoin, un evento al que históricamente le ha seguido un repunte, será interesante ver si Bitcoin puede ganar aceptación como una cobertura contra la inflación y un almacén de valor”.

Relajación cuantitativa vs. endurecimiento cuantitativo

La aparentemente ilimitada impresión de dinero que se está llevando a cabo contrasta con el halving de Bitcoin, un evento que ocurre una vez cada cuatro años y que reduce la emisión de Bitcoin a la mitad. Para los creyentes de las criptos, esto es una prueba más del estatus de Bitcoin como el “dinero más duro del mundo”. La probada escasez de Bitcoin está llamando la atención de los inversores y usuarios comunes, preocupados por la impresión de dinero y el potencial que tiene para causar una inflación galopante.

Relacionado: La estrategia de expansión cuantitativa de la Reserva Federal de los Estados Unidos tiene beneficios a largo plazo para las criptomonedas

Aunque el sistema se puede “cocinar” con transparencia y sin regulaciones, Avi Rosten, un gerente de productos de CryptoCompare —una plataforma de datos e investigación sobre criptos— dice que a través de su seguimiento está encontrando que el mercado está fluctuando mucho. El alto volumen a mediados de marzo señaló la desconfianza, observando grandes fluctuaciones en el mercado de valores de EE.UU. entre el 12 y el 13 de marzo, cuando CryptoCompare contó 11,000 tranzacciones por segundo. Rosten dice que en ese momento, todo el mundo dejaba los activos de riesgo para buscar dólares estadounidenses, sin ser Bitcoin la excepción. Añadió que este es el momento óptimo para que Bitcoin demuestre su valor como activo ya que todas las miradas están puestas en él:

“Es probable que veamos un aumento del interés debido a la emoción que rodea al halving de Bitcoin, así como a los volúmenes récord de intercambio al contado. Nuestra Reseña de Exchange de Abril encontró que el 30 de abril mostró el segundo mayor volumen de intercambio en la historia de la criptomoneda.”

Estados Unidos puede estar en el epicentro de la tormenta financiera, pero eso no significa que otras economías no estén sintiendo las consecuencias. Las medidas de facilitación cuantitativa como los 3 billones de dólares propuestos recientemente han causado que monedas como el real brasileño, el peso mexicano y el rand sudafricano experimenten una pérdida de valor de más del 20% con respecto al dólar desde que comenzó la crisis por el coronavirus.

La incertidumbre que siguió a la gran caída de mediados de marzo llevó a Bitcoin a tomar el lugar de lo que históricamente ha sido el oro. Mientras que los mercados están subiendo lentamente, muchos países están experimentando una segunda ola del coronavirus, bombeando las fisuras en el proceso de recuperación.

¿Un retroceso a los años 70?

Es el año 1973, y una crisis del petróleo envía ondas de choque a los mercados mundiales. Los gobiernos, especialmente Estados Unidos, van por la ruta de la impresión de dinero como un movimiento para estimular el mercado de trabajo. La atención se centra en las materias primas escasas como el oro, ya que los inversores buscan protegerse contra el riesgo de la creciente inflación.

Si bien esta descripción de la incertidumbre se ajusta adecuadamente al clima actual, también se ajusta bien a la condición económica de los años 70. La década, que comenzó con el abandono total del patrón oro por parte de los EE.UU., terminó con una paralizante tasa de inflación anual del 13.3% en el país, incluso cuando los salarios y el crecimiento económico tendieron a ser laterales (sin una tendencia definida). Una combinación de crecimiento estancado y el aumento de la inflación, o “estanflación”, empujó al oro al centro de atención como una reserva de valor resistente a la inflación.

Hasta ahora, las monedas fiduciarias están expandiendo su oferta al mismo tiempo que sucede el halving de Bitcoin. Mientras el temor a la inflación empieza a reaparecer en los mercados, los activos con escasez demostrable se consideran bien posicionados. Mati Greenspan, analista y fundador de Quantum Economics, opina que tras los despliegues de expansión cuantitativa a gran escala, Bitcoin mantendrá su valor futuro debido a su escasa oferta:

[Bitcoin] actúa como una cobertura contra la inflación, como el oro y la plata. Así que si el escenario probable de esta creación de dinero ocurre e induce la inflación, entonces es muy probable que el oro, la plata y Bitcoin mantengan su valor contra esa moneda y actúen como una cobertura válida”.

Relacionado: Bitcoin le gana terreno al oro, refuerza su posicionamiento como el activo del mañana

No dejes de leer: 

 

Ir a la Fuente
Author: Shanna Fuld

Envía un comentario