Los isleños exigen que sus colonizadores devuelvan el dominio “.IO”

El nombre de dominio “.io” forma parte de una denuncia contra el Reino Unido por presuntas violaciones de derechos humanos vinculadas a su continua administración de territorios en el Océano Índico.

El popular nombre de dominio “.io” se ha convertido en parte de una denuncia contra el Reino Unido por presuntas violaciones de derechos humanos vinculadas a su continua administración de territorios en el Océano Índico.

Las ventas del nombre de dominio “.io” están siendo impugnadas como parte de una denuncia presentada por ex isleños del archipiélago de Chagos, que han estado en el centro de una disputa territorial entre Mauricio, una antigua colonia británica y el Reino Unido desde los 80.

Ahora muy popular entre numerosas empresas de tecnología, criptomonedas, blockchain y otras, por no mencionar algunas estafas, “.io”, fue formalmente la designación de dominio de nivel superior geográfico (ccTLD) para el “Océano Índico”. A pesar de esto, el nombre de dominio fue adquirido en el mercado abierto a finales de la década de los 90, por una empresa con sede en el Reino Unido, Internet Computer Bureau (ICB).

El gobierno del Reino Unido recibe una parte aún no revelada por los ingresos de las ventas de “.io”, en lo que la denuncia afirma es parte de la expropiación colonial en curso sobre la propiedad económica y el sustento de los antiguos isleños:

“Los derechos ccTLD de .IO son una propiedad valiosa y generan millones de dólares en comisiones para ICB anualmente. El contrato o acuerdo de 1997, concede a ICB derechos exclusivos para explotar este activo de la misma manera que las potencias coloniales han delegado derechos exclusivos en África a empresas privadas para que actúen en nombre del colonizador. […] ICB es el agente de la Potencia ocupante y actúa en su lugar en materia del ccTLD .IO “.

La denuncia señala que los usuarios finales de dominio de .io incluyen “miles de plataformas de cripto activos”, entre ellas exchanges, ICOs y mineros de criptomonedas, que “generan grandes sumas de ingresos no regulados, ni gravados, y que además comercian con un volumen de miles de millones de dólares al día.”

Las empresas de criptomonedas pueden generar esta suma de ingresos supuestamente no regulados, afirma la denuncia, aprovechando una “regulación comercial inexistente” en el territorio en disputa.

Además de beneficiarse injustamente de las ventas de nombres de dominio, la denuncia alega que el Reino Unido “tolera la criminalidad masiva” al pasar por alto la existencia de “miles de entidades de criptomonedas criminales” registradas en .io.

El trasfondo colonial

El archipiélago de Chagos fue gobernado como una dependencia de Mauricio por el Reino Unido entre 1814 y 1965, cuando se separó de Mauricio para establecer una nueva colonia designada como, Territorio Británico del Océano Índico (BIOT). Además del archipiélago, BIOT también incluye varias otras islas que se separaron de las Seychelles.

Los chagosianos fueron desplazados entre 1967 y 1973, para dar paso a una base militar conjunta con los Estados Unidos, que existe hasta el día de hoy.

Desde la década de los 80, Mauricio ha tratado de recuperar el control sobre BIOT, alegando que su destacamento poco antes de la independencia de Mauricio (en 1968) violó una resolución de la ONU de 1960 y ha comprometido el proceso de descolonización. En 2017, la Asamblea General de las Naciones Unidas remitió la disputa de décadas a la Corte Internacional de Justicia (CIJ).

En 2019, la CIJ ordenó al Reino Unido devolver el archipiélago de Chagos a Mauricio “lo más rápido posible”, y dictaminó que su continua ocupación de las islas es ilegal.

Sigue leyendo:

Ir a la Fuente
Author: Marie Huillet

Envía un comentario