Factores a tener en cuenta cuando donas criptomonedas a una caridad o a otros

Aquí hay algunos factores importantes que debes saber antes de donar en criptomoneda para propósitos de caridad.

El mes pasado, el Congreso de los Estados Unidos aumentó los beneficios fiscales de las donaciones caritativas en la Ley CARES con la esperanza de que la gente done más. Algunos donan dinero, otros donan propiedades, y un número creciente ha estado donando activos cripto.

Una vez que hayas tomado la difícil decisión de a qué caridad o causa donar, tu enfoque debe cambiar hacia tu posición fiscal. Hay ciertas cosas a tener en cuenta cuando se donan activos cripto, particularmente considerando cómo su volatilidad puede afectar tus impuestos y tu toma de decisiones.

¿Qué activo cripto debo donar?

Generalmente, dar una donación en criptos no desencadena un evento imponible a los donantes o a los receptores. De allí que después de que los donantes decidan cuánto desean donar, también deben decidir qué activos donar. La donación de activos con una base imponible baja puede reducir o minimizar los futuros ingresos imponibles, mientras que el donante retiene activos con una base imponible más alta. Las entidades que están exentas de impuestos en los Estados Unidos debido a sus actividades educativas, caritativas o de otro tipo (“caridad”) suelen ser indiferentes a la base impositiva de los activos que reciben. Esto se debe a que normalmente están exentas de impuestos sobre las ganancias de los activos vendidos para financiar sus actividades de caridad.

Si el receptor de la donación no está exento de impuestos en los Estados Unidos —es decir, es una “no caridad”— probablemente se preocupará por la base impositiva del activo que se le entregue. Esto se debe a que la base impositiva del donante sobre los activos donados a menudo —pero no siempre— se transfiere a la entidad no caritativa. Así pues, si el donante desea dar prioridad a su propia posición fiscal respecto de la de la entidad no benéfica, donará las criptos con la base fiscal más baja. Por el contrario, si el donante desea dar prioridad a los beneficios de la donación a la organización no caritativa, dará las criptos con la base impositiva más alta.

¿Mi donación de criptos tiene una pérdida incorporada?

Los activos cripto tienen una pérdida incorporada porque su base impositiva es mayor que su valor actual de mercado; por lo tanto, un donante puede desear vender las criptomonedas por dinero en efectivo (con una pérdida de capital) y luego donar ese dinero a una organización benéfica o no benéfica. El donante puede utilizar esta pérdida de capital para compensar los impuestos sobre las ganancias de capital que pueda tener al transferir el mismo valor a la organización benéfica o no benéfica.

Si un donante hace una donación de criptos con una pérdida incorporada a una organización no caritativa, se pierde la posible deducción fiscal de la pérdida incorporada. Ello se debe a que la norma general que transfiere la base imponible del donante al receptor del regalo no se aplica en el caso de los activos con pérdida incorporada que el receptor del regalo vende con pérdida. En cambio, la base impositiva de los bienes vendidos por el receptor de la donación se limita al valor justo de mercado de los activos en el momento de la donación.

¿Recibiré una deducción por beneficencia?

Las personas que detallan las deducciones pueden tener derecho a una deducción por las donaciones de criptomonedas que hacen a ciertas organizaciones benéficas. El derecho a la deducción se da cuando las deducciones detalladas de un individuo exceden su deducción estándar, es decir, 12,400 dólares para los contribuyentes solteros y 24,800 dólares para los contribuyentes casados. Sin embargo, incluso si un individuo no cumple con estos umbrales, puede tener derecho a una deducción de hasta 300 dólares como resultado de la Ley CARES promulgada en marzo. La ley también redujo otras limitaciones en la capacidad de un individuo para tomar una deducción por contribuciones caritativas.

A menudo, la cantidad de una deducción por caridad se basa en el valor justo de mercado del activo cripto al momento de la donación. Sin embargo, si una persona dona activos cripto con ganancias a corto plazo (menos de un año) o criptomonedas que darían lugar a ingresos ordinarios si se vendieran, entonces la deducción por beneficencia del contribuyente se reduce por cualquier apreciación en la criptomoneda. Esto puede limitar la deducción benéfica del contribuyente a la base impositiva de la criptomoneda dada.

¿Mi elección de caridad o de no caridad acepta criptomonedas?

Cada vez más organizaciones benéficas se asocian con plataformas de pago/donación en criptomoneda, como BitPay, Coinbase Commerce y The Giving Block para facilitar las donaciones realizadas en criptomoneda. Aunque muchas de las principales organizaciones benéficas ya aceptan donaciones en criptomoneda, por ejemplo, United Way, la Cruz Roja Americana, No Kid Hungry, se dice que solo cerca del 2% de todas las organizaciones sin fines de lucro de los Estados Unidos y Canadá lo han hecho.

Para los que todavía quieren donar activos cripto a organizaciones que no los aceptan, una opción puede ser un fondo aconsejado por el donante, también conocido como fondo de donantes. Uno de los mayores fondos de donantes de los Estados Unidos es Fidelity Charitable. Acepta donaciones en Bitcoin (BTC), Bitcoin Cash (BCH), Ether (ETH), Litecoin (LTC) y XRP. Dado que Fidelity Charitable y otros fondos de donantes son organizaciones benéficas, las mismas consideraciones expuestas en este artículo se aplican cuando se contribuye a estos fondos.

Después de recibir la criptomoneda donada, el fondo donante puede vender la criptomoneda por dinero en efectivo sin tener que pagar impuestos. Todo el valor fiduciario —descontando los honorarios— de la criptomoneda que se vende puede crecer en el fondo del donante o ser donado a cualquier organización benéfica de la elección del donante (de ahí la referencia aconsejada por el donante). Aunque los fondos de los donantes tienen un mínimo de fondos/donaciones, pueden proporcionar opciones adicionales para aquellos que buscan hacer donaciones con sus fondos de criptomoneda. Solo Fidelity Charitable, desde 2015, ha recibido 100 millones de dólares en donaciones en criptomoneda, según su recientemente publicado “2019 Giving Report” (Reporte de donaciones 2019).

Después de decidir qué caridad o no caridad merece tu donación, tu propia posición fiscal también puede merecer una reflexión. Aunque hay algunos giros y vueltas en el proceso de pensamiento, todo comienza con algunas preguntas básicas sobre si la criptomoneda que estás donando se ha apreciado o depreciado y la naturaleza del receptor de la donación. Pensar en consideraciones tanto fiscales como no fiscales de una donación puede maximizar los beneficios generales para el donante y el receptor, o por lo menos poner al donante en control de lograr el equilibrio adecuado.

El presente artículo tiene únicamente fines de información general y no debe considerarse como un asesoramiento sobre el tratamiento fiscal, contable o de otra índole de una transacción o actividad. Por favor, consulta a un asesor apropiado si deseas obtener dicho asesoramiento.

Los puntos de vista, pensamientos y opiniones expresados aquí son exclusivamente de los autores y no reflejan ni representan necesariamente los puntos de vista y opiniones de Cointelegraph.

Este artículo fue escrito por Roger BrownRachel Walker.

Roger Brown es el jefe de asuntos fiscales y regulatorios de Lukka. Tiene más de 27 años de experiencia como abogado de impuestos y productos financieros internacionales. Pasó una década en la oficina nacional del Servicio de Impuestos Internos, escribiendo reglamentos y otras orientaciones, y antes de Lukka, pasó un período de tiempo similar como socio en la oficina de instituciones y productos financieros de Ernst & Young. Después de que se le asignara la tarea de ser el principal socio fiscal internacional de varios de los clientes más importantes de EY en el sector bancario, de seguros y otros mercados de capital —a menudo tendiendo un puente entre las normativas fiscales y de los mercados de capital— Roger se convirtió en uno de los líderes de la empresa en el espacio de fintech y blockchain.

Rachel Walker es gerente de producto en la Biblioteca Lukka, una base de datos de trabajos académicos que se enfrentan a cuestiones controvertidas legales y fiscales en relación con la criptomoneda. Antes de unirse a Lukka, Rachel fue analista de negocios en ION, una compañía de software de computación que ofrece software de automatización de flujo de trabajo. Rachel tiene una Licenciatura en Matemáticas del Boston College.

No dejes de leer: 

Ir a la Fuente
Author: Guest Authors

Envía un comentario