¿Por qué Dai es la stablecoin con más presencia en Latinoamérica?

Las llamadas stablecoins cada día ganan mayor presencia en el mercado. Tanto traders como ahorristas y hasta personas que desean enviar remesas, han observado en estos activos digitales anclados a monedas fiat una solución a necesidades abiertas en las finanzas tradicionales y criptográficas. Pero entre las variadas oferta, la stablecoin de Maker, Dai, resalta en Latinoamérica. ¿Por qué?

América Latina tiene un largo historial de problemas derivados de la administración centralizada del dinero. Tan solo en los últimos cuarenta años, al menos cuatro países de la región han sufrido de hiperinflación: Bolivia, entre los años 1982 y 1985; Perú, en el año 1990; Argentina, entre 1989 y 1990; Brasil, entre 1980 y 1990; y, actualmente, Venezuela, la hiperinflación más devastadora en la historia de la región.

Otras medidas de control financiero, como los cepos cambiarios o los corralitos, donde se restringe el acceso al dinero propio depositado en los bancos, han mermado la confianza de los habitantes de la región tanto en los bancos como en sus divisas nacionales.

Antes del dinero digital, el común de las personas tenía pocas alternativas más que ver su poder adquisitivo diluirse, sobre todo cuando se imponían estrictas barreras para acceder al mercado internacional. Tradicionalmente, por su posición como divisa de reserva y de comercio internacional, algunos acudieron a dólares en efectivo, guardados bajo el colchón y no en bancos, para poder ahorrar.

Una vez digitalizado el dinero, plataformas como PayPal fueron una opción para muchos. Pero al tratarse de un servicio centralizado, la censura siempre es una posibilidad: cierre de cuentas por razones políticas o por comportamiento inusual, también ha dejado sin acceso a su dinero a varias personas, en una suerte de corralito cibernético.

Probablemente por esta razón Bitcoin ha tenido tan buena acogida en varios países latinoamericanos. Poblaciones que han sido sistemáticamente golpeadas por devaluaciones y confiscaciones, entienden en carne propia el valor de un dinero autónomo y resistente a la censura, fuera del control de cualquier entidad centralizada y de sus políticas inflacionarias.

Sin embargo, la volatilidad a corto plazo es una realidad en Bitcoin, si bien cada día fluctúa de manera menos brusca. Y la gente que no tiene suficientes ingresos para invertir o ahorrar a largo plazo, necesita una divisa que sepan que preservará el valor de su dinero, al menos de un día para otro. Esta es la necesidad que vinieron a cubrir las stablecoins.

Para muchos es así, no solo en Latinoamérica. Prueba de ello es que Tether sea la criptomoneda con mayor volumen de comercio a nivel mundial, aún por encima de Bitcoin. Sobre todo los traders han visto en el USDT, token de Tether, una herramienta para tomar ganancias y evitar pérdidas, sin tener que retirar sus fondos a bancos, con todos los costos de tiempo y comisiones que esto puede acarrear.

Pero la presencia de Tether, a nivel geográfico, se ha concentrado más en Asia que en Latinoamérica. Casi todos los exchanges de Asia ofrecen pares de cambio con el USDT; en América Latina, Tether se encuentra en segundo lugar entre las stablecoins listadas en casas de cambio, justo después que Dai. Al menos diez exchange fundados en la región, en países como Argentina, Brasil, Chile, Colombia, México, permiten el intercambio de Dai, entre ellos Orionx.

¿Por qué Dai?

La predilección al dólar como moneda alternativa en Latinoamérica, como vimos, tiene antecedentes históricos. Las personas han optado por la moneda estadounidense cada vez que su moneda nacional ha sido depreciada. Pero cuando se imponen controles cambiarios, el libre acceso a divisas se dificulta.

En ese sentido, parece más sencillo explicarle al común de las personas que nunca antes ha usado criptomonedas, que está utilizando una moneda que sigue el precio del dólar, en vez de explicarle todas las causas que inciden en los movimientos de precio de Bitcoin, o toda la política monetaria que la distingue del resto y por la que, a la larga, será mejor refugio que el dólar.

Pero tanto Tether como Dai cumplen con esta premisa de seguir el precio del dólar. ¿Por qué hay mayor presencia de Dai en Latinoamérica?

Las razones parecen ser provenir tanto de los objetivos de mercado de la Fundación que respalda el proyecto, como de las características históricas de los habitantes de la región y las características propias de Dai.

Tether sostiene sus relaciones con el mundo financiero tradicional. El colateral que respalda las emisiones de USDT se encuentran en cuentas bancarias bajo la forma de depósitos en dólares. Esto la hace más vulnerable a congelamiento de fondos, como ocurrió recientemente con USDC, la stablecoin de Coinbase y Circle, y como de hecho ya ha sucedido en Tether, que mantiene censuradas 69 direcciones.

Mantener la autonomía frente a bancos parece favorable desde la perspectiva del usuario. Pero, probablemente, no tantos se hubieran fijado en Dai por estos motivos en Latinoamérica si la Fundación Maker no hubiera visto en la región un prometedor cliente objetivo. Probablemente haya sido su actual Director de Contratos Inteligentes, el argentino Mariano Conti, trabajador de la Fundación Maker desde casi sus inicios, quien refirió sobre el potencial de la región por su historial de mala gestión económica, predilección al dólar y necesidad de bancarización.

La misma Fundación Maker atribuye en buena medida la responsabilidad de su crecimiento en Latinoamérica a su desarrolladora de negocios, la colombiana residenciada en Argentina, Nadia Álvarez, y a su líder de comunidad para Latinoamérica, el argentino Mariano Di Pietrantonio.

Precisamente es en Argentina donde más casas de cambio permiten el comercio de Dai, y donde, asegura la Fundación Maker, el comercio de la stablecoin se cuadriplicó durante los primeros meses de 2020, tras declararse la pandemia por coronavirus.

Las actividades de mercadeo, educación y asociación con otros proyectos como la red social Taringa!, y con casas de cambio, parece estar dando resultados.

Pero la verdad es que el 2020 ha sido un buen año para las stablecoins y también para Dai. Su volumen comercial ha crecido fuertemente, sobre todo impulsado por las prácticas de yield farming o minería de liquidez entre distintas aplicaciones de finanzas descentralizadas (DeFi).

El yield farming ha sido la principal tendencia y caso de uso de Ethereum durante 2020. Se trata, en pocas palabras, de operaciones especulativas entre las distintas dApps de la red. Esto involucra la solicitud de préstamos sin colateral, de arbitraje entre distintas casas de cambio descentralizadas, de pago de intereses en tokens de gobernanza por proporcionar liquidez en una plataforma, entre otras operaciones.

Esta actividad, que ha ofrecido altos dividendos para muchas personas que saben programar operaciones en contratos inteligentes, también ha llevado a una fuerte congestión en la red Ethereum. Este tráfico ha tenido como consecuencia un alza sostenido en las comisiones por el procesamiento de transacciones en Ethereum, red en la que Dai funciona y cuyas comisiones debe pagar para poder usarse.

Con comisiones demasiado altas, las ventajas de utilizar Dai para la transferencia de montos bajos desaparecen. En esto le aventaja Tether como stablecoin pues, al correr en múltiples redes, los usuarios pueden hacer un intercambio entre cadenas para escapar de las congestiones y las consecuentes comisiones.

Conclusiones

Lo cierto es que contar con alternativas de dinero de Internet ha salvado a muchas personas en Latinoamérica de los estragos hiperinflacionarios y de los controles de gobiernos en la economía. Esto es lo que ha dado paso a la adopción de stablecoins en Latinoamérica. Y la mayor presencia de Dai en Latinoamérica respecto a otras stablecoins parece una estrategia de negocios adelantada al resto de sus competidoras en la región.

Con todo, la palabra stablecoin podría ser ligeramente engañosa. Se trata, en rigor, de monedas ancladas al precio de otra moneda; en el caso de Dai y Tether, al dólar. Pero el dólar también es presa de la depreciación por medio de la inflación. En su relación histórica frente al oro, puede observarse como ha menguado su poder adquisitivo con los años.

Las medidas tomadas por el Banco Central de Estados Unidos para combatir los efectos nocivos que la pandemia ha tenido sobre su economía, indican que el ritmo inflacionario del país se acelerará, depreciando la moneda. Este mismo destino será seguido por todas las stablecoins ancladas al precio del dólar por no contar con una política monetaria independiente, si bien seguirán ofreciendo su estabilidad relativa en el corto plazo.

En la medida en que los efectos depreciativos sean más pronunciados evidentes, es probable que los latinoamericanos, quienes cuentan con experiencia histórica en buscar alternativas ante inflaciones, se acerquen a criptomonedas con políticas monetarias autónomas y más firmes.

Si quieres seguir aprendiendo sobre trading y criptomonedas, navega un rato en el Medium de Orionx.


¿Por qué Dai es la stablecoin con más presencia en Latinoamérica? was originally published in Orionx on Medium, where people are continuing the conversation by highlighting and responding to this story.

Envía un comentario