El abogado de la fundadora de OneCoin fue inhabilitado

Mark S. Scott, quien se embolsó más de USD 50 millones en honorarios por lavar dinero para OneCoin, fue inhabilitado.

En un movimiento el pasado viernes que puede ayudar a traer un poco de paz a los abandonados inversores, un panel de cinco jueces de Nueva York inhabilitó formalmente a Mark S. Scott, el ex abogado de Locke Lord LLP y abogado la famosa estafadora, Ruja “Cryptoqueen” Ignatova, tras ser condenado en noviembre de 2019 por cargos relacionados con la multimillonaria estafa que resultó ser OneCoin.

Scott, que fue condenado por conspirar para cometer lavado de dinero y fraude bancario, apeló la inhabilitación, argumentando que tiene pendiente una moción posterior al juicio que solicita una absolución o un nuevo juicio.

Los jueces del Tercer Panel Judicial rechazaron estos argumentos, declarando en su opinión que, “Si la moción posterior al juicio del demandado o una posible apelación futura es exitosa, ‘puede pedir que se anule la sanción impuesta por este tribunal'”.

Cofundado por Ignatova a mediados del 2010, OneCoin fue un esquema piramidal/estrategia de marketing multinivel que ofrecía grandes comisiones por reclutar nuevos inversores en lo que prometía ser una gran criptomoneda, pero estas inversiones a menudo se dirigían directamente a los bolsillos de Ignatova. Ignatova sigue prófuga.

Por su parte, Scott fue condenado por ayudar a lavar cerca de USD 400 millones de para Ignatova, de los cuales se embolsó más de USD 50 millones en honorarios. Según los fiscales, Scott se jactaba de ganar “50 por 50”, refiriéndose a su fortuna y edad, y usó el dinero para comprar autos de lujo, un barco y múltiples casas en la playa.

Como Cointelegraph informó anteriormente, la saga de OneCoin y sus personajes están a punto de convertirse en el tema de una gran película protagonizada por Kate Winslet, así como en un programa de televisión de la BBC.

Scott, quien no está en prisión por problemas médicos, actualmente espera una sentencia prevista para diciembre de 2020. Se enfrenta a una pena de hasta 50 años de prisión.

Sigue leyendo:

Ir a la Fuente
Author: Andrew Thurman

Envía un comentario