Qué considerar antes de minar Bitcoin

Quienes recién comienzan a conocer sobre Bitcoin, los denominados pre-coiners, suelen extrañarse cuando se les dice que los bitcoins se minan y que cualquiera puede emitir nuevos bitcoins a través de la minería. En este artículo aprenderemos qué hay que considerar cuando antes de embarcarse en la minería de Bitcoin, y si esto resulta realmente rentable.

En primer lugar, cabe aclarar que este artículo está orientado hacia los aspectos prácticos de una operación minera. Los detalles teóricos sobre qué es la minería de Bitcoin y cómo funciona, ya han sido cubiertos en artículos pasados. Pero refresquemos un poco.

Minar bitcoin es, obviamente, una metáfora por varios aspectos que ligan a Bitcoin con el oro. Del oro sabemos que probablemente sea escaso; de Bitcoin tenemos pruebas de que es escaso. El oro es una mercancía rara de encontrar y costosa de extraer. Esa es una de las razones por las que es tan buena reserva de valor: por más que se aumente el trabajo de extracción, será relativamente poca la diferencia que haga respecto al circulante total.

Sin embargo, no sabemos si en alguna región subterránea se encuentra una mina de oro abundantísima. Sí sabemos que hay asteroides compuestos en gran cantidad por oro (y que Elon Musk pudiera ir a explotarlos). En cambio, de Bitcoin tenemos certeza de que hay un suministro finito que se va emitiendo de manera decreciente según un cronograma programado en su código.

Minería: matemáticas, electricidad e Internet

Los mineros son quienes emiten nuevos bitcoins. Esta es su recompensa por mantener la seguridad del libro contable de la red. Su pico y pala son las matemáticas, la electricidad y el Internet.

La minería de Bitcoin se basa, en pocas palabras, de conseguir un número secreto derivado mediante criptografía de las transacciones que se van a confirmar. Encontrar este número tiene un enorme grado de dificultad, por lo que necesitarás una computadora muy veloz para que gane en la carrera de cálculo a las otras computadoras que están compitiendo por conseguir ese mismo número para ganarse la recompensa de bitcoins.

Pero para evitar que alguien monopolice la minería a base de generar un montón de resultados gratuitos y sin límite, esta debe tener un coste. Este coste es energía: necesitas contar con electricidad para poder participar en este proceso abierto de generación de bitcoin.

También necesitarás Internet, tanto para recibir la información de las transacciones que deben ser confirmadas, como para transmitirle a los demás que has conseguido el resultado antes que nadie y que los nuevos bitcoins creados te corresponden.

Controlando el suministro

Hemos dicho que el suministro se emite de manera constante y decreciente. En la minería de oro, los avances en tecnología han ayudado a que la extracción industrial sea más veloz que la manual, lo que aumenta el ritmo en que nuevas unidades entran al mercado. En Bitcoin esto no sucede.

En la minería de Bitcoin existe un regulador interno llamado dificultad. Cuando el trabajo aplicado a la red para extraer más monedas aumenta, también se hace más difícil el ejercicio de la minería. Esto para proteger a la red de inflaciones en el suministro.

A la dificultad se suma otro regulador, que es lo que hace que la emisión de bitcoins sea decreciente: los halvings. Se trata de la reducción a la mitad de la recompensa de la minería. Esto sucede aproximadamente cuatro años o 210.000 bloques.

El primer halving, ocurrido en noviembre de 2012, se redujo la recompensa a la minería de 50 BTC por bloque minado, a 25 BTC. A comienzos de 2016, se dividió a 12,5 BTC. El pasado 11 de mayo comenzó la época de los 6,25 BTC por bloque, la cual se extenderá por los próximos cuatro años. Así, hasta que, aproximadamente para el año 2140 se mine el último BTC.

Inevitablemente surge la pregunta respecto a qué pasará con el incentivo monetario para ese momento. Si bien es tema de debate –y no es el asunto que nos concierne en este artículo–, la respuesta más breve que puede darse, que atiende a las palabras del propio Satoshi Nakamoto, es que las comisiones por transacción y el precio del BTC para entonces serán suficiente incentivo para que haya mineros protegiendo la red, si bien habrá quienes lo hagan sin esperar beneficio económico, tal como sucede actualmente con los nodos.

¿Con qué computadora mino Bitcoin?

Como la minería de Bitcoin es una competencia, este progresivo aumento de la dificultad ha conducido a que cada vez se desarrolle tecnología más potente para ganar en velocidad de cálculo y poder de procesamiento.

Al principio, Bitcoin podía minarse con CPU. Luego la competencia llevó a la minería con GPU o tarjetas gráficas, y ha llegado al punto en que se han creado chips especializados en la minería de su algoritmo, los llamados ASIC.

Esto ha restringido el acceso a la minería por los costos que supone la compra de estos equipos, manufacturados mayoritariamente en China. Además, por el aumento del poder de procesamiento, y consecuente aumento de la dificultad de minado, estos equipos suelen tener una obsolescencia programada, no porque se dañen, sino porque dejan de ser rentables.

Entre las empresas que venden mineros ASIC se encuentran Bitmain, Canaan, Innosilicon, iBeLink, eBang, entre otras.

Hay varios factores a tomar en cuenta a la hora de decidir qué equipo de minería comprar, pero quizás la más importante sea cuánto es el poder de procesamiento o hashrate del hardware. Esto porque tu recompensa por colaborar en la seguridad de la red dependerá del poder de procesamiento que aportes.

Además del hardware, requerirás un software que te permita interactuar con la red de minería. Entre los principales se encuentran Braiins OS, Hashr8 y Hive OS. También sería útil instalar un programa como TeamViewer que te permita monitorear la actividad de tus equipos de minería de manera remota.

Otro software importantísimo con que debes contar para recibir los bitcoins que minarás es, por supuesto, tu monedero de Bitcoin.

¿Dónde puedo minar bitcoins?

Esta pregunta tiene varias posibles respuestas, pero englobémosla en respuestas para el espacio físico y respuestas para el ciberespacio.

En cuanto al espacio físico, es importante considerar varios factores a la hora de establecer tus operaciones de minería. Vamos de lo general a lo particular.

Lo más general sería la legislación de tu país. ¿Es legal minar bitcoin en tu país? En el caso de Chile, no existe una regulación específica sobre la materia ni nada que prohíba la actividad, por lo que pudiera decirse que está permitido. En temas tributarios, sucede lo mismo que con cualquier ganancia: deberás declararlas en tus Impuestos sobre la Renta cada vez que hagas una permuta.

Ahora, si tu pregunta va más orientada a dónde colocar tus equipos, lo mejor sería en un espacio fresco (o frío, mejor) y exclusivamente dedicado a ello. Los hardwares de minería son ensordecedores. Convivir con uno puede ser molesto; más de uno, insufrible.

Además, como deben permanecer conectados constantemente y trabajan con electricidad, alcanzan altas temperaturas. Es aconsejable mantenerlos en un lugar refrigerado pues las altas temperaturas pudieran afectar su rendimiento (y hasta llegar a dañarlos). Mantenerlos con aires acondicionados, ventiladores o extractores de calor, también puede ayudar a prolongar la vida útil de nuestros equipos y mantener su eficiencia.

Hay servicios que se especializan en hosting, es decir, alquilan espacio en sus granjas para que tú coloques tu equipo, en caso de que no tengas donde.

Por último, si tú pregunta es a dónde te conectas en el ciberespacio una vez que tienes tu equipo, lo mejor es que sea a un pool o grupo de minería. En la actualidad, es muy difícil que una operación de minería individual sea rentable. Aliarse con otros mineros y ser remunerado por la cantidad de trabajo que aportes a la operación general del grupo, pues así aumentan las probabilidades de ser los primeros en resolver el bloque.

Entre los principales pools existentes en la actualidad se encuentran AntPool, Poolin, F2Pool, Huobi Pool, Slush Pool, entre otros. Hay que recordar que estos pools cobrarán una comisión por sus servicios.

Si por casualidad te cruzas con alguno de esos anuncios que ofrecen la llamada “minería en la nube”, será mejor que investigues muy bien antes de poner tu dinero en ello. No tienen muy buena reputación, pues suelen estar asociados con esquemas ponzi. Si no hay una manera de corroborar que la operación minera existe realmente y no hay transparencia respecto a la inversión de recursos, mejor no confiar.

¿Es rentable minar bitcoins en Chile?

En conclusión, ¿es rentable minar bitcoins? Como todo, depende. Ya hemos visto que son diversas las variables involucradas en la minería. Antes de decidir involucrarnos en este negocio, hay que hacer los cálculos entre costos y beneficios.

Por un lado, está la inversión que hay que hacer en adquirir e importar los equipos. Luego, hay que considerar los precios del suministro eléctrico según el consumo de los mineros, así como la tarifa del Internet. Si tenemos que alquilar un espacio para nuestras operaciones, también es un costo añadido.

Aparte, hay que pensar en la propia red de Bitcoin y en los costos del pool. Dependiendo del poder de procesamiento que tenga el equipo que adquiramos, variará la recompensa que nos dará el pool. Nuestros ingresos también se verán modificados por la dificultad de minado de la red: si la dificultad es alta, nuestra rentabilidad disminuirá; si es baja, aumentará. También es importante considerar la proximidad de un halving pues esto reducirá a la mitad la cantidad de bitcoins que recibimos por nuestro trabajo. Por suerte, todavía faltan cuatro años para el próximo halving.

Los costos del servicio eléctrico varían en Chile, según la tasa de consumo y la zona donde se ofrezca. Los usuarios pueden pagar desde CLP 3.000 al mes (un aproximado de USD 4,39) en las zonas más económicas, CLP 20.000 (USD 29,24) en una zona media y hasta CLP 150.000 en las zonas más costosas (unos USD 210,30) por un consumo residencial menor a los 200 Kwh.

Sin embargo, Chile genera el 20% de su energía de fuentes renovables no convencionales. La energía verde puede ser una alternativa para reducir nuestros costos y hacer más rentable la minería, al tiempo que se es amigable con el ambiente.

Hay que recordar que minar bitcoin también puede ser una apuesta a futuro. Con la potencial revalorización de la moneda a largo plazo, si logramos mantener nuestras operaciones, renovando nuestra flota de mineros según sea posible, y, al mismo tiempo, atesorar una cuantos bitcoins a largo plazo, es muy posible que podamos ver ganancias. Pero, quizás, para eso, baste con ganar sats con nuestro trabajo o invertir directamente en la criptomoneda. Con esto último, Orionx puede ayudarte.


Qué considerar antes de minar Bitcoin was originally published in Orionx on Medium, where people are continuing the conversation by highlighting and responding to this story.

Envía un comentario