¿Proyectos de DeFi sin una gestión descentralizada? ¿Qué sentido tienen?

La descentralización de las finanzas, la gobernanza y la tecnología debería ser el objetivo final del sector DeFi.

El papel de la gobernanza en el floreciente sector financiero descentralizado es incipiente, y hay conversaciones en curso de personajes clave del sector en torno a su propósito y a lo que puede ser la gobernanza en el futuro.

Sam Bankman-Fried, de FTX, compartió recientemente que la participación de su empresa en DeFi estará “motivada por los beneficios a corto plazo y no pretende tener un impacto a largo plazo en los protocolos a través de la gobernanza“. Al hacerlo, argumentó que simplemente está usando los protocolos de DeFi para sus propósitos previstos.

Esto no es necesariamente así. Algunos programas de minería están diseñados de esta manera, y Bankman-Fried está jugando según las reglas. Si el proyecto no quiere este tipo de participación, entonces debe diseñar su programa en consecuencia.

La gobernanza descentralizada es una de las misiones clave de DeFi

DeFi espera crear un sistema financiero abierto al que pueda acceder cualquier persona en el mundo. Los tokens de gobierno son usualmente diseñados para cumplir con dos propósitos. Primero, los proyectos los utilizan para descentralizar la toma de decisiones. Cuantas más personas estén involucradas —como es lógico— menos probable es que se produzca un ataque o un abuso por parte de una sola persona.

Para lograr el primer objetivo, los tokens suelen estar también diseñados para incentivar a los tenedores a participar y tomar decisiones beneficiosas para el protocolo DeFi. De este modo, los tokens de gobernanza también pueden compararse con el sistema tradicional de participación en las empresas, que es esencial para el éxito del capitalismo al incentivar a los accionistas a prestar capital y gobernar una empresa por puro interés propio.

Dado que uno de los objetivos es descentralizar los tenedores de tokens, se dice que la concentración de tokens de gobernanza en manos de unos pocos tenedores es un problema. Sin embargo, en las primeras etapas de un proyecto, puede ser esencial.

La centralización de la toma de decisiones permite que los proyectos avancen con mayor rapidez y eficacia. En el caso de MakerDAO, por ejemplo, fue más fácil votar sobre la introducción de nuevos activos de garantía cuando su stablecoin Dai se alejó demasiado de su paridad.

Pero a largo plazo, cuando hay una amplia participación de la comunidad en el progreso de un proyecto, es mejor tener una distribución descentralizada de tokens porque las ballenas podrían aprovechar la gobernanza de manera que les beneficie a sí mismas, en lugar de beneficiar a todos los interesados. En un caso extremo, lo llamaríamos un ataque, pero incluso en la gobernanza de MakerDAO, podemos observar que los grandes tenedores de MKR votan en contra de otras partes interesadas. Es más, incluso los tokens de no gobernanza se benefician de más titulares, ya que estos se ven incentivados a trabajar en beneficio del proyecto solo para que el precio del token aumente a cambio. En el caso de los tokens de gobernanza, este mecanismo funciona aún más, ya que los tenedores de los tokens pueden influir directamente en las decisiones importantes sobre el producto, además de escribir las entradas de los blogs y promocionar altcoins (schilling) en Twitter.

Muchos proyectos son conscientes de ello y han adoptado un enfoque de descentralización progresiva. Disponer de un suministro limitado de tokens de gobernanza es bueno porque es más previsible que los tenedores tengan una idea de su poder de voto a lo largo del tiempo, y hace más difícil que sufran de exploits por posibles malos actores.

Colocando el rendimiento en el yield farming

Yield farming, o minería de liquidez, es una nueva forma de obtener recompensas con las tenencias de criptomonedas utilizando como concepto los protocolos de liquidez sin permiso, y ha proliferado en 2020 en medio del auge del DeFi.

Relacionado: El Yield Farming es una moda, pero las DeFi prometen cambiar la forma en que interactuamos con el dinero

Muchos tokens de gobierno se emiten como rendimiento en estos planes de yield farming. Los exchanges descentralizados se benefician del yield farming captando liquidez e incluso aumentando la tesorería del proyecto para utilizarla en una estrategia de crecimiento. Los usuarios, por otro lado, obtienen rendimiento en forma del token de gobernanza.

La pregunta es: ¿Cómo puede ser esto sostenible? Si los usuarios venden tokens de gobernanza, ¿cómo pueden los proyectos mantener la liquidez y establecer una amplia base de tenedores de tokens de gobernanza?

Si observamos a Uniswap, encontramos que la liquidez se agotó hasta cierto punto con el fin de la emisión de su token de gobierno. Sin embargo, fue menos de lo esperado y está lejos de ser potencialmente perjudicial. Un ejemplo es la distribución de los tokens de gobernanza UNI de Uniswap a los tenedores, que parece suficientemente descentralizada para estar preparada para una gobernanza a largo plazo.

Uniswap no tenía gobernanza antes del lanzamiento de su token UNI hace un par de meses. En ese momento, los cambios en el protocolo fueron decididos por el equipo de Uniswap solamente.

La gobernanza puede significar más autonomía, pero ¿es esa la mejor opción?

Con tantos ejemplos de fundadores que venden sus tokens de gobernanza y abandonan proyectos, existe una creciente preocupación de que los tokens de gobernanza sean otra corriente de inversión, que deja a los fundadores de proyectos ricos y a los usuarios con los bolsillos vacíos. Como siempre, hay excepciones. Sin embargo, después de un largo verano para DeFi, hemos visto proyectos y diseños decentes que muestran cómo poner en marcha con éxito la gobernanza descentralizada. Uniswap es un ejemplo, pero incluso su delicioso antagonista SushiSwap parece haber encontrado su nicho.

Por lo tanto, igual que con la mayoría de las cosas, hacer investigación antes de participar, comprender el riesgo y tener todo esto en cuenta al hacer los cálculos de inversión son una buena manera de empezar. Es similar a las razones por las cuales algunas instituciones entienden que hay altos riesgos de ser hackeados, así que utilizan los rendimientos ajustados al riesgo para sus decisiones de inversión.

En última instancia, la gobernanza descentralizada sí funciona, ya que hemos visto muchos programas informáticos de código abierto que han tenido éxito, y creemos que un proyecto puede tener éxito si implica la sabiduría colectiva.

En el caso del DeFi, los tokens de gobernanza pueden ser la mejor forma de aprovechar la sabiduría colectiva y lograr una gobernanza descentralizada. Todavía queda mucho por explorar, y hay proyectos en los que la gobernanza se basa en realidad en la reputación, lo que también es un enfoque prometedor.

Los puntos de vista, pensamientos y opiniones expresados aquí son exclusivamente del autor y no reflejan ni representan necesariamente los puntos de vista y opiniones de Cointelegraph.

Lucas Huang es actualmente el jefe de crecimiento de TokenLon. Antes de unirse a TokenLon, pasó años trabajando en Kyber Network y Deloitte Consulting. Estudió informática en la Universidad de Chicago y sistemas de información contable en la Universidad Estatal de Michigan.

No dejes de leer:  

Ir a la Fuente
Author: Lucas Huang

Envía un comentario