¿Bitcoin demostró ser una reserva de valor fiable en 2020? Los expertos responden

Los expertos en tecnología Blockchain y criptomonedas responden a la pregunta de la trayectoria de Bitcoin a lo largo del 2020.

Sin duda alguna, 2020 fue un año diferente a cualquier otro año del siglo XXI: la actual pandemia de COVID-19, los gobiernos mundiales imprimiendo dinero sin parar, los “cierres” y el “distanciamiento social” convirtiéndose en la nueva normalidad, protestas contra la discriminación racial y la brutalidad policial, y así sucesivamente. Incluso hizo que algunos afirmaran que era “el peor año de la historia”. Pero como dicen: “Detrás de cada tormenta y nube negra, hay un sol que brilla”. Lo más importante es aprender de todo lo que hemos pasado y mejorar nuestro mundo y futuro, ya que hay algunos problemas que tenemos que resolver nosotros mismos.

También es cierto que 2020 fue un año significativo y dramático no sólo para la gente de todo el mundo, sino también para Bitcoin (BTC): experimentó su tercer halving, aumentó la atención de los inversores institucionales y reguladores mundiales, el duodécimo aniversario de su libro blanco, etc. Algunos incluso lo llamaron el “Nuevo Testamento” de las finanzas, y otros sugirieron usarlo para la idea utópica de la renta básica universal. Bitcoin captó la atención del mundo por el hackeo de Twitter a mediados de julio, que requirió que la comunidad cripto defendiera la integridad de Bitcoin después de que el evento colocara las palabras “Bitcoin” y “estafa” de nuevo en un titular. En octubre, PayPal anunció que ofrecería pagos en criptomonedas, y más tarde en noviembre, Bitcoin estuvo en la portada del Wall Street Journal por su repunte del precio de un 80%.

Cuando comenzó el 2020, era difícil imaginar cómo cambiaría el mundo y qué tan rápido ocurrirían esos cambios. A pesar de todos los impactos negativos de la actual crisis del COVID-19, ha habido algunos acontecimientos positivos, al menos en el espacio cripto. Por ejemplo, la volatilidad de Bitcoin ha disminuido desde su pico a mediados de marzo, y la pandemia ha puesto de relieve el valor más importante de Bitcoin: su naturaleza descentralizada. Algunos incluso sostuvieron que la pandemia ha subrayado los beneficios de las criptomonedas para el mundo. Y mientras que Europa experimentó el cambio a un mundo sin dinero en efectivo, los Estados Unidos siguieron siendo más conservadores y no quisieron renunciar al papel moneda.

Una cosa se hizo evidente debido a los efectos de COVID-19: hay serios problemas con el sistema financiero actual que podrían ser resueltos por Bitcoin y por la tecnología detrás de él. Y las similitudes entre las dos recientes crisis financieras, la primera en 2008 y ahora en 2020 debido a la pandemia, revelaron los problemas sistémicos de los sistemas financieros centralizados. Mientras que la primera crisis dio origen a Bitcoin, la actual ha hecho que la gente recurra a la tecnología descentralizada y a Bitcoin en masas en medio de la recesión económica mundial. Algunos incluso argumentan que durante la próxima década, Bitcoin jugará un papel importante en la transformación de la economía global, llamada “El Gran Reajuste“, y que la adopción masiva de las criptomonedas será liderada por la generación del milenio.

Los bancos centrales imprimieron un estimado de USD 15 billones en estímulos sólo en el mes de mayo como medidas antipandémicas para salvar las economías mundiales, arrojando al dólar estadounidense debajo del autobús, como dijeron algunos. Y estas medidas hicieron que la gente recurriera a herramientas financieras alternativas, haciendo de Bitcoin una cobertura contra la inflación e incluso una alternativa a las finanzas tradicionales por completo. Algunos incluso sugirieron a los gobiernos que hicieran una transición monetaria a Bitcoin para resolver los problemas de deuda nacional.

Otro importante hito del año 2020 fue el aumento del interés de los inversores institucionales hacia Bitcoin. Aunque esta tendencia parecía estar construida sobre nada más que esperanza” a principios de este año, el 2020 sorprendió a todos aquí también. Impulsada por la posibilidad de un aumento de la inflación, la capacidad de cobertura de Bitcoin no podía pasar desapercibida por los inversores de alto perfil que veían la criptomoneda como una parte importante de una tesorería corporativa diversificada, convirtiéndose en los principales poseedores de activos digitales este año.

No es de extrañar que el espacio cripto haya empezado a considerar inevitable el surgimiento de las instituciones mineras de Bitcoin. Además, el dominio de China sobre las operaciones mineras de Bitcoin en el mundo parecía ser desafiado. Y lo más importante, el futuro de la minería de criptomonedas será más sostenible.

Con el cambio del discurso público en torno a Bitcoin en el año 2020, es cada vez es más importante crear un marco regulatorio para el espacio criptog, sin el cual no tendrá futuro. Algunos creen que la regulación tiene que ser evolutiva en lugar de revolucionaria y, lo que es más importante, requiere el diálogo y la estrecha colaboración entre los reguladores y las empresas de criptomonedas.

Dicho todo esto, es difícil predecir el futuro de las criptomonedas en el mundo post-COVID-19, ya que la pandemia aún no ha llegado a su fin. Mientras tanto, es imposible negar el impacto que ha tenido en el espacio cripto este año. La nueva era Bitcoin, después de todo lo que ha pasado este año, está formando el nuevo orden financiero. Y si el dinero fiduciario puede perder hasta el 90% de su valor en 100 años, el futuro de Bitcoin parece ser mucho más brillante de lo que es ahora, considerando que Bitcoin acaba de alcanzar los USD 27,000 por primera vez en la historia y ahora tiene como objetivo alcanzar los USD 100,000 en los próximos 12 meses y los USD 500,000 en la década. Y con el 2020 llegando a su fin, Cointelegraph se puso en contacto con los expertos en el mundo de la blokchain y el espacio cripto para pedirles su opinión sobre la trayectoria de Bitcoin este año.

¿Bitcoin maduró lo suficiente este año como para convertirse en una reserva de valor fiable? ¿Por qué o por qué no?

Breanne Madigan, vicepresidenta de mercados institucionales globales en Ripple:

“Para sorpresa de nadie, a medida que los gobiernos de todo el mundo imprimían nueva moneda fiduciaria a un ritmo sin precedentes, los consumidores e inversores comenzaron a perder la fe y se volcaron hacia los activos de refugio. Mientras que el oro es típicamente el activo predilecto, muchos recurrieron a BTC también. Tanto BTC como el oro tuvieron un año extremadamente sólido, superando a la mayoría de las inversiones tradicionales. Después de cerrar el 2020 con la adopción institucional de PayPal, Square, MassMutual y muchos otros, no cabe duda de que esta tendencia crecerá. Predigo que veremos al menos el 25% de las compañías globales de Fortune 500 tener criptomonedas en sus balances directamente o a través de un intermediario como los fondos de un solo activo o de gran capitalización de Grayscale.

Tenemos que tener en cuenta la volatilidad de BTC, ya que todavía dificulta su fiabilidad como una reserva de valor estable. Los inversores que se sienten menos cómodos con el riesgo pueden buscar soluciones alternativas como los fondos de criptomonedas cotizados en bolsa o soluciones como Grayscale. El continuo desarrollo de los mercados de derivados, que permiten a los usuarios cubrir de manera efectiva sus tenencias de BTC, así como la creciente aceptación del ‘precio en términos de BTC’, permitirán que BTC actúe como una reserva de valor fiable en el futuro.

Para aquellos que puedan ser pacientes, espero ver más inversionistas que aprovechen una estrategia de barra e incorporen criptomonedas para diversificar sus inversiones a largo plazo. Tomando sólo un 3% de exposición en la clase de activos debería resultar en al menos un 15% de rendimiento superior frente a una cartera tradicionalmente administrada que no invierte en criptomonedas. Aunque BTC ha sido la estrella aquí hasta la fecha, espero ver a los inversionistas buscando diversificar sus inversiones. No habrá un solo activo como ganador al final del día”.

Brian Brooks, contralor en funciones de la moneda de la Oficina del Contralor de la Moneda del Departamento del Tesoro de los Estados Unidos:

“Esperamos que nuestra carta de julio de 2020 sobre la custodia de criptomonedas haga que Bitcoin sea más seguro para los poseedores institucionales y minoristas. Bitcoin fue la innovación que abrió la puerta a la descentralización de los servicios financieros, y el crecimiento de este y otros tokens en 2020 muestra el comienzo de una transformación de las criptomonedas de un concepto exótico a un medio más familiar y cómodo de participar en los servicios financieros”.

Da Hongfei, fundador de Neo, fundador y CEO de Onchain:

“Desde su creación, Bitcoin ha presenciado y ha sobrevivido varios altibajos, y ahora parece que los inversores, en general, confían cada vez más en su valor. Más significativamente, creo que esto indica lo rápido que estamos avanzando hacia la adopción masiva.

A lo largo de 2020, el espacio blockchain experimentó una explosión en términos de interés y creatividad, y estamos viendo los resultados ahora: más y más gente está reconociendo que Blockchain está aquí, y está aquí para quedarse.

Avanzando, creo que estamos en la cúspide de la adopción masiva, y estoy muy emocionado por lo que traerá el 2021″.

Denelle Dixon, CEO y directora ejecutiva de la Stellar Development Foundation:

“Creo que el enfoque institucional en Bitcoin ha creado un impulso positivo para todo el espacio blockchain. Personalmente, creo que es una reserva de valor fiable. Como se debate mucho en los círculos cripto y más allá, el compromiso con la red a largo plazo puede presentar retos y afectar a la capacidad de Bitcoin para llegar a ciertas aplicaciones empresariales y casos de uso, pero creo que el almacenamiento y la retención de valor son irrefutablemente sus puntos fuertes”.

Emin Gün Sirer, CEO de AvaLabs, profesor de la Universidad de Cornell, co-director de IC3:

“Hemos visto a lo largo del tiempo cómo las narrativas en torno a las criptomonedas pueden cambiar y evolucionar para adaptarse a la demanda del mercado o a las capacidades de una red. La narrativa de Bitcoin sobre el almacenamiento de valor y protección contra la inflación de la moneda se ha fortalecido este año, y creo que ahora es el posicionamiento dominante de BTC, ya que sus partidarios más expresivos y sus adoptadores institucionales se han unido en él.

Es una posición perfecta para que Bitcoin la ocupe.

Personalmente, lo que más me emociona son las monedas que tienen tanto un suministro escaso y tan limitado como Bitcoin, pero que también impulsan una utilidad más sofisticada con funcionalidades como contratos inteligentes, aplicaciones DeFi y emisión de activos”.

Heath Tarbert, presidente y director ejecutivo de la Comisión de Negociación de Futuros de Productos Básicos de Estados Unidos:

“Definitivamente hemos visto un aumento de los activos digitales en general. Bitcoin está entre ese mercado, pero no nos olvidemos de Ether, que declaré como producto básico el año pasado. Los dos juntos representan una gran parte del mercado de criptomonedas. Y ha sido un año interesante en este mercado, no sólo con el halving, sino también con el paso a Ethereum 2.0 y la bifurcación tanto de Bitcoin como de Ether.

Sin embargo, a pesar de ello, debemos reconocer que este mercado es pequeño en comparación con otros activos que regulamos. Creo que con el paso del tiempo, este mercado será comparable. Hasta entonces, sin embargo, será necesario que haya más claridad regulatoria en torno a estos activos digitales para que estos mercados crezcan”.

James Butterfill, estratega de inversiones en CoinShares:

“Bitcoin sigue siendo un activo volátil. Muchos esperan que una reserva de valor tenga una volatilidad mucho menor, pero cuando el oro se estaba convirtiendo en una reserva de valor de inversión en la década de los 70, también tenía una volatilidad extremadamente alta. A medida que ha madurado como reserva de valor, también ha disminuido su volatilidad. Esperamos que lo mismo ocurra con Bitcoin, y las primeras evidencias aluden a esto.

2020 ha sido crucial para Bitcoin. Lo vemos como el año de la legitimación para el público en general y los inversores, fortuitamente ayudado/acelerado por la crisis del COVID-19 y la consiguiente rápida escalada de la flexibilización cuantitativa y la caída en el uso del efectivo. Nuestras conversaciones con los clientes institucionales han cambiado considerablemente a lo largo de 2020. Lo que era típicamente un deseo de invertir especulativamente se ha convertido ahora en un temor a la política monetaria extremadamente laxa y a los tipos de interés negativos, con clientes que buscan un anclaje para sus inversiones. A medida que mejora su comprensión de Bitcoin, los clientes han comprendido que Bitcoin tiene un suministro limitado y cumple este papel como ancla para sus activos mientras se devalúa la moneda fiduciaria.

Este año, hemos visto los flujos acumulados (sin contar el efecto del precio) en los productos de inversión aumentar de USD 1.35 mil millones a principios de año a USD 6.1 mil millones en la actualidad, con sólo 24 días de salidas para un total de 241 días de comercio este año. Los inversores están comprando y guardando, un buen indicador de que se está convirtiendo lentamente en una reserva de valor”.

Jimmy Song, escrito de Programming Blockchain:

“No es que Bitcoin haya madurado, es que nosotros lo hemos hecho. Los principales inversores están comenzando a darse cuenta de los 12 años de historia de Bitcoin y empiezan a reconocer lo valioso que es realmente en un mundo de flexibilización cuantitativa casi infinita. Bitcoin nos da verdadera escasez, y por eso es útil como reserva de valor. Literalmente, nada como esto ha existido en la historia de la humanidad”.

Joseph Lubin, cofundador de Ethereum, fundador de ConsenSys:

“A pesar de este año tan difícil, creo que el amplio ecosistema de protocolos descentralizados demostró de manera contundente que nosotros, al igual que nuestra tecnología de Web 3.0, somos antifrágiles y que esta tecnología será un digno sucesor evolutivo de los sistemas de Web 2.0. Seguimos demostrando que esta tecnología servirá como una nueva base de confianza para la próxima generación de sistemas financieros, económicos, sociales y políticos cada vez más descentralizados”.

Mike Belshe, CEO de BitGo:

“La corrida alcista de 2020 de Bitcoin es muy diferente a todo lo que hemos visto antes. A diferencia del rápido aumento de 2017, este año vio la afluencia de nuevos grandes actores institucionales. Nuevos participantes como PayPal, Square, JPMorgan y otros están trayendo un nuevo nivel de credibilidad, liquidez y estabilidad a los mercados de criptomonedas.

Las instituciones y los inversores minoristas están reconociendo la importancia del principio de escasez, que es el principio económico básico de Bitcoin. Con gobiernos sobreimprimiendo dinero en todo el mundo, Bitcoin es la reserva de valor más fiable en este momento y una cobertura contra la inflación. Aquellos que lo entiendan estarán en una posición económica más fuerte que los que no lo entiendan.

Estoy de acuerdo con la recomendación de Paul Tudor Jones de que los individuos que tienen activos invertibles pongan una pequeña cantidad, quizás un 2%, en Bitcoin. Y yo iría un paso más allá y diría que las instituciones deberían invertir el 5% de sus tesorerías corporativas para seguir siendo competitivas. Invertir pequeñas cantidades puede producir un beneficio tremendo con un mínimo riesgo de pérdidas”.

Paul Brody, director y líder de innovación global de tecnología Blockchain en Ernst & Young:

“Bitcoin ha alcanzado esa etapa de reserva de valor madura y estable, pero me temo que nunca estará exento de polémica. Mientras que el ecosistema de Ethereum se está convirtiendo en una entidad económica vibrante, con DeFi, contratos inteligentes y servicios de infraestructura que se están construyendo sobre el sistema, Bitcoin sigue muy centrado en conseguir un papel como reserva de valor. Esto hará que a algunas personas les resulte difícil de entender, de la misma manera que muchas personas todavía no se dan cuenta de que no hay oro u otro activo que respalde ninguna otra moneda moderna”.

Roger Ver, presidente ejecutivo de Bitcoin.com:

“Claramente no. Cualquier cosa que pueda fluctuar entre USD 4,000 y USD 20,000 en un solo año es todo menos una reserva de valor. Sigue siendo sólo una inversión especulativa en este momento”.

Samson Mow, jefe de estrategia de Blockstream:

“Bitcoin siempre fue una reserva de valor fiable. Los únicos que dicen lo contrario son los que lo miran en horizontes temporales muy cortos. Como empresas del mercado público como MicroStrategy se han dado cuenta recientemente, Bitcoin es el único refugio para retener valor, el efectivo se derretirá por la inflación y la flexibilización cuantitativa, el oro está estancado, y las acciones tecnológicas están sobreextendidas. Ahora, estamos viendo gigantes como Guggenheim Partners y Ruffer amontonarse mientras llegan a esa misma realización también. La hiperbitcoinización es inevitable”.

Serguei Popov, cofundador de la Fundación Iota:

“Bitcoin y otras criptomonedas populares han sido una reserva de valor para mucha gente durante bastante tiempo ya. La considerable capitalización del mercado de las criptomonedas lo corrobora, y es probable que algunos lectores de este artículo ya estén usando criptomonedas de esta forma. Que sea ‘fiable’ o no depende de la definición de fiabilidad. Por supuesto, es cierto que el precio de Bitcoin, por no hablar de otras criptomonedas, es muy volátil y probablemente seguirá siéndolo, lo que significa que cualquiera que lo use para retener valor podría experimentar algunas emociones fuertes. Por otro lado, es muy fiable en el sentido de que nadie puede quitarte tu Bitcoin, siempre que mantengas tus llaves privadas en secreto y las almacenes de forma segura. Esto constituye una ventaja única de las criptomonedas en el contexto de reserva de valor”.

Todd Morakis, cofundador y socio de JST Capital:

“Las instituciones están aquí. Este año, hemos visto a un número de grandes empresas tradicionales anunciar o empezar a explorar Bitcoin. Aunque la custodia sigue siendo un reto para las instituciones, el anuncio de Paul Tudor Jones a principios de año, así como la mejora de las soluciones institucionales de Bitcoin, han llevado a una aceptación mucho más amplia de Bitcoin dentro de la comunidad financiera tradicional. Bitcoin ya no es una mala palabra en la calle”.

Vinny Lingham, CEO de Civic:

“Bitcoin es una inversión especulativa. Incluso si vemos que el precio sube, tenemos que recordar que sigue siendo especulativa. ¿Cuándo se convertirá en una reserva de valor fiable? Como he estado diciendo por años, Bitcoin puede evolucionar eventualmente hacia una reserva de valor fiable, pero este proceso de crecimiento llevará al menos de cinco a diez años. Sabremos que hemos alcanzado el objetivo cuando Bitcoin se vuelva mucho más estable y mucho menos volátil, en una palabra, aburrido”.

Estas citas han sido editadas y resumidas.

Los puntos de vista y opiniones expresados aquí son únicamente los del autor y no reflejan necesariamente los puntos de vista de Cointelegraph.

Este artículo no contiene consejos o recomendaciones de inversión. Cada inversión y movimiento comercial implica riesgos, debes realizar tu propia investigación al tomar una decisión.

Sigue leyendo:

Ir a la Fuente
Author: Max Yakubowski

Envía un comentario