DIGG, el “Bitcoin” sintético con función rebase de BadgerDAO, ya está activo

Se lanzó un token sintético de Bitcoin de USD 20 millones, pero ¿funcionará sin problemas?

Luego de semanas de espera y una serie de pasos preparatorios seguidos de cerca, el Bitcoin sintético con función rebase de BadgerDAO, DIGG, ya está activo y puede ser reclamado por las direcciones calificadas en la red principal de Ethereum.

El lanzamiento será recibido con entusiasmo por una comunidad quizás demasiado entusiasta, que ha estado iluminando Twitter con “¿Wen DIGG?” (¿cuándo saldrá DIGG?) desde hace semanas. Sin embargo, a pesar de todos los memes y la emoción, hay un gran peso técnico detrás de la distribución y el mantenimiento del activo de “Bitcoin” más nuevo en Ethereum.

En última instancia, ahora que DIGG está libre en el salvaje mercado, las fuerzas son las que determinarán el éxito a largo plazo del activo sintético de Bitcoin, un éxito que podría no estar asegurado.

Lanzamiento justo y plano

Según Jon Tompkins, colaborador principal de BadgerDAO y arquitecto de distribución, la cantidad de DIGG reclamable para cada cuenta elegible se determinó mediante una fórmula centrada en la actividad de una dirección Ethereum en la aplicación BadgerDAO. Se tuvieron en cuenta factores como el total de tokens Badger nativos de la plataforma ganados, la proporción Badger ganada por staking Badger y el total de días bloqueados.

Sin embargo, para evitar una sobreasignación a “ballenas” con grandes bolsillos, la DAO aprobó una aplicación de una raíz de 1.75 para suavizar la distribución entre direcciones. Como escribió Tompkins en la propuesta de distribución original de DIGG, esta raíz significa que, si bien en una distribución lineal a las 100 direcciones principales habrían sido elegibles para recibir más del 70% de DIGG, en su lugar podrán reclamar solo el 33%.

Tompkins dijo que de los 600 tokens DIGG actualmente disponibles, la dirección principal recibirá 8.75 DIGG, mientras que el promedio de las 8517 direcciones elegibles podrá reclamar .07 de un token.

El objetivo de esta distribución era permitir que el proyecto “recompensara a los pequeños que son fuertes partidarios de Badger, pero sin perjudicar por completo a las ballenas”, dijo Tompkins.

Manteniendo una paridad

Ahora que el token está activo, comienzan los juegos de rebase.

Las stablecoins algorítmicas han sido un tema muy hablando en los círculos de DeFi durante los últimos meses como uno de los vehículos de trading más populares. Los activos, que están destinados principalmente a rastrear el precio del dólar estadounidense, tienen una función de “rebase” que expande o contrae dinámicamente el suministro total del activo en función de parámetros preestablecidos como el precio o el tiempo.

Sin embargo, hasta ahora han demostrado ser mucho más eficaces para enriquecer a los usuarios que saben jugar con los parámetros de rebase que para crear activos verdaderamente estables.

DIGG será posiblemente el primer Bitcoin sintético con función de rebase de la historia, y ciertamente el primero en presentar este método de distribución. Los usuarios podrán apostar su DIGG en una bóveda acorazada con rendimiento, utilizarlo para proporcionar liquidez a los pares DIGG/WBTC en Sushiswap y Uniswap, mantener el activo principal en previsión de que ocurra una rebase positivo o vender los tokens en el mercado.

Aunque se ha especulado sobre el rendimiento de DIGG y sobre cuáles podrían ser las mejores estrategias, en última instancia no está muy claro hasta qué punto el activo podrá mantener su paridad, dada la volatilidad del precio de BTC y el peculiar lanzamiento de DIGG.

Sin embargo, en una previa entrevista con Cointelegraph, el fundador de BadgerDAO, Chris Spadafora, expresó su esperanza de que los próximos mecanismos de estabilización adicionales puedan ayudar a DIGG a rastrear mejor a BTC.

“Lo que queremos hacer con nuestro sistema de bóveda es realmente a gran escala los … llamémoslo los dictadores de ‘compra y venta’. Entonces, a través de estrategias automatizadas, podemos comprar cuando es el momento adecuado y vender en el momento correcto para optimizar las ganancias para los usuarios”, dijo.

Las próximas bóvedas diseñadas para jugar programáticamente los juegos de rebase están diseñadas para hacer precisamente eso, pero dado el panorama inexplorado de la teoría del juego, es imposible decir si las bóvedas serán suficientes para estabilizar a DIGG, o qué sucederá después de que se agoten los incentivos de la bóveda.

Al final, tras semanas de espera, en lugar de “¿Wen DIGG?” Los participantes de BadgerDAO que hacen cola para probar suerte en el último casino de rebase ahora deben preguntarse: “¿qué sigue ahora?”

Sigue leyendo:

Ir a la Fuente
Author: Andrew Thurman

Envía un comentario