El gobernador del Banco de Japón dice que la preparación de una CBDC no puede esperar hasta la hora en que se necesite

En nuevos comentarios, el gobernador del Banco de Japón, Kuroda Haruhiko, dijo que los experimentos con una moneda digital del banco central nacional comenzarán en la primavera de 2021.

Japón está adoptando un enfoque mesurado pero atento al interés global en la emisión de moneda digital del banco central. En sus últimas declaraciones publicadas el martes, el gobernador del Banco de Japón, Kuroda Haruhiko, señaló que la institución no ha cambiado de postura y todavía no tiene un plan concreto para emitir una CBDC.

Sin embargo, este no compromiso no significa inactividad en el frente de investigación y desarrollo de CBDC de ninguna manera. En octubre de 2020, el banco central de Japón se comprometió a comenzar la primera de varias fases de prueba para su propia prueba de concepto de CBDC. Haruhiko ha confirmado ahora que estos deben comenzar esta primavera.

El gobernador enfatizó que, según un informe del Banco de Pagos Internacionales, el 86% de los bancos centrales a nivel mundial están explorando actualmente los beneficios y las desventajas de las CBDC. De estos, el 60% ya se encuentra en una etapa de desarrollo experimental o de prueba de concepto. Haruhiko señaló:

“Los bancos centrales comparten la opinión de que no es una respuesta política apropiada comenzar a considerar una CBDC solo cuando surja la necesidad de emitir una CBDC en el futuro”.

Haruhiko dijo que “desde el punto de vista de garantizar la estabilidad y la eficiencia de los sistemas generales de pago y liquidación, consideramos importante prepararnos a fondo para responder a los cambios en las circunstancias de manera adecuada”. Tomando en consideración los “cambios significativos” que se están produciendo en una sociedad cada vez más digital, señaló que el banco está aprovechando la oportunidad para sopesar cuidadosamente los diversos enfoques de los posibles cambios en la provisión de dinero del banco central.

Haruhiko llegó a agrupar estos enfoques emergentes bajo el tema de “Banca central-como-servicio”. En su descripción más amplia de estas tendencias, argumentó que “como servicio” es una tendencia emergente en las finanzas de manera más amplia, traspuesta de desarrollos anteriores en las esferas corporativa y de software. Esto implica un movimiento hacia la construcción de modelos comerciales que dependan de la prestación de servicios según la demanda del cliente, en lugar de adoptar un enfoque de ventas tradicional centrado en los productos.

“Todo como servicio”, como señaló Haruhiko, ahora abarca fenómenos como la movilidad-como-servicio (comprar un servicio de movilidad en lugar de un automóvil) y la infraestructura-como-servicio, lo que hace que sea cada vez más redundante para las empresas poseer cierto hardware. En el marco de las finanzas, resumió:

“También existe una tendencia reciente hacia la disociación de los servicios financieros que las instituciones financieras solían proporcionar como estrechamente acoplados, lo que permite que los servicios financieros por componentes se combinen con los servicios de empresas no financieras. Esto se conoce como ‘Banca como servicio’ […] también conocido como finanzas integradas”.

El Banco de Japón ha estado siguiendo de cerca las innovaciones en las finanzas públicas y privadas, cooperando con el Banco de Pagos Internacionales y otros cinco grandes bancos mundiales en la investigación de una CBDC desde enero de 2020 y prestando atención a problemas como la disponibilidad fuera de línea cuando se trata de respaldar una moneda digital.

Sigue leyendo:

Ir a la Fuente
Author: Marie Huillet

Envía un comentario