eGirls al poder: el fondo de capital de riesgo conformado por simps que está causando revuelo en el espacio cripto

¿Qué se obtiene al cruzar un gato, un Pokémon y un guerrero de la Edad del hierro? Un fondo de capital riesgo, por supuesto.

Uno de los problemas más difíciles en el ámbito de las criptomonedas es saber qué hay que tomar en serio.

El viernes, la DeFi Alliance, una incubadora y aceleradora de startups DeFi, anunció una lista de 11 nuevos miembros. Algunos eran predecibles, como el proveedor de oráculos Chainlink y la empresa de capital riesgo Blockchain Capital, pero un nombre destacó en particular: eGirl Capital, el terror de las redes sociales y la nueva empresa de capital riesgo inspirada en la subcultura de Internet.

El anuncio impresionó a toda la industria:

Los miembros de eGirl, como Degen Spartan, son conocidos tanto por sus convincentes análisis de los mercados de criptomonedas, notoriamente complejos, como por no publicar más que solo porno animado durante semanas. Uno de los miembros (quizás uno de los mejores y más brillantes de los entusiastas de las criptomonedas en Twitter) utiliza una personalidad de Internet basada en el Pokémon Ditto transformado en un sofá para que la gente se siente involuntariamente en él. La constelación de elementos de memes que animan estos diversos fragmentos cómicos es demasiado agotadora para resumirla y probablemente merezca un estudio antropológico.

Aunque podría ser fácil hacer pasar al grupo por una broma que llegó demasiado lejos (según ese criterio, el t-rex de Jurassic Park es una mascota que se ha escapado), eGirl ha sido incluida en algunos comunicados de prensa de alto perfil últimamente. El grupo participó en una ronda de financiación de USD 4.9 millones para el protocolo DeFi Alchemix, y también anunció inversiones en Radicle y Unisocks. La semana que viene publicarán el primer episodio de una serie de podcasts.

En cuanto a su financiación, en un documento de preguntas y respuestas este humilde reportero pudo ver una cifra antes de que el comité decidiera eliminarlo y no ofrecer ningún comentario en un esfuerzo por parecer más “misteriosos”; si es exacta, era increiblemente alta.

Su llegada al mundo de la inversión se produce en un periodo de profesionalización y adopción institucional de las criptomonedas. Los fondos de cobertura que antes descartaban las criptomonedas como una estafa están creando mesas de comercio. Los activos se están volviendo tan aburridos que los fondos de jubilación están asignando dinero a las monedas digitales.

Sin embargo, eGirl ha dejado claro que está dispuesta (y tal vez ansiosa) a lanzar una bomba de escarchas en medio de este departamento cada vez más cerrado. Como dijo Pet3rpan, especialista en DAO y crecimiento de la comunidad:

“La estética egirl/eboy es un gran jodete a los ideales culturales tradicionales de los últimos 10 años, no nos importa que no seamos populares”.

Dinero anónimo, capital de riesgo anónimo, proyectos anónimos

Las empresas de capital riesgo tradicionales aportan diversos grados de utilidad a un proyecto, además de dinero. Delphi Digital, por ejemplo, puede contribuir activamente a la arquitectura e ingeniería de las economías de tokens y contratos de un protocolo. Muchos aportan su experiencia en relaciones públicas y pueden atraer una publicidad importante.

Entonces, ¿por qué alguien quisiera trabajar con una organización compuesta mayoritariamente por anónimos? Y, del mismo modo, ¿qué creen los anónimos que pueden aportar?

“Las criptomonedas fueron iniciadas por un fundador anónimo con un fuerte pseudonimato incorporado en el corazón del protocolo Bitcoin y de todos los que lo siguieron. Bitcoin es más fuerte por eso también”, dijeron. “[…] Mientras que eGirl ha invertido en una amplia gama de proyectos anónimos y no anónimos, los fondos anónimos que financian equipos anónimos pueden revertir esta tendencia y traer de vuelta las cualidades de preservación de la privacidad que todos valoramos en el fondo de nuestros corazones”.

Scoopy Trooples, miembro de eGirl, quien también es miembro del equipo principal de Alchemix, protocolo de la cartera de eGirl, señaló que la participación de eGirl fue clave para ayudar a generar ideas y perfeccionar la visión más amplia. En un tuit, también dieron las gracias a eGirl por impulsar la liquidez, fomentar las conexiones internas y promover el proyecto:

Estas ventajas se derivan en parte de la amplia gama de orígenes que representan los distintos miembros de eGirls, y en parte de la familiaridad que todos los miembros tienen con el ecosistema.

“eGirl se compromete a apoyar las primitivas descentralizadas para Dapps y DeFi. Somos usuarios y colaboradores frecuentes, así que sabemos de primera mano lo que aporta valor a los usuarios y a la comunidad. También publicamos memes y anime”.

En cierto modo, su aparición parece inevitable: si las empresas de capital riesgo tradicionales se sienten cada vez más cómodas invirtiendo en equipos anónimos y DAO, ¿por qué no habrían de convertirse ellas mismas en anónimas?

“eGirl Capital no es más que el producto resultante de un mundo en el que por fin se están rompiendo los límites y las restricciones tradicionales”, dijo el trader y personalidad de Twitter, loomdart. “Estamos volviendo a un sistema con menos barandillas, y aunque esto pueda parecer aterrador, permite que el verdadero talento resalte, sin obstáculos por las ataduras históricas”.

Poco después, publicó un mensaje en el que se quejaba de que la cita sonaba demasiado como un “grito de guerra de la guerra de las rosas”. Sin embargo, era evidente que lo decía en serio.

eQueens

Aunque eGirl puede ser el primer ejemplo popular de una empresa de capital riesgo totalmente anónima, no será el último. Teniendo en cuenta que son relativamente veteranos, el grupo ofreció algunos consejos para los avatares de rana emprendedores que buscan formar sus propias organizaciones de inversión, incluyendo que los miembros se responsabilicen unos a otros con roles claramente definidos y se tomen el tiempo para desarrollar tesis de inversión sofisticadas y de alta convicción.

“La naturaleza de un colectivo anónimo descentralizado es naturalmente ser muy ad hoc en las cosas. Aunque esto puede funcionar en los primeros días, establecer normas y una estructura organizativa para el colectivo ayudará al grupo a coordinarse y salir adelante”, señalan.

La ironía, por supuesto, es que la propia eGirl sigue siendo evidentemente ad hoc. Cuando este periodista preguntó si sería apropiado referirse a un miembro como “socio de eGirl Capital”, la pregunta desencadenó un breve debate sobre si “socio” conlleva connotaciones legales y si la palabra implica una jerarquía formal. Diferentes miembros ofrecieron incluso respuestas contradictorias sobre si el grupo puede considerarse o no una empresa de capital riesgo en el sentido tradicional:

“eGirl no es una empresa de capital de riesgo, somos simps. Somos un grupo de base de contribuyentes que apoyan proyectos con equipos y visiones fuertes. eGirl incluye ingenieros, líderes de negocios, gerentes de producto, creadores de memes, analistas técnicos e inversores”, dijeron.

Entonces, ¿qué sucederá cuando el grupo finalmente decida qué es exactamente? ¿Cuando la broma llega tan lejos como puede, impulsando a las eGirls (a pesar o gracias al anime, el anonimato y los malos juegos de palabras) al mismo nivel de éxito que las Alamedas y las Delphis del mundo?

Ofrecieron una visión sencilla:

“Primero es una eGirl, luego se convierte en una eWoman y más adelante en una eQueen”.

Sigue leyendo:

Ir a la Fuente
Author: Andrew Thurman

Envía un comentario