A medida que crecen las opciones de pago de Bitcoin, el verdadero papel futuro de BTC está en debate

Declarar que BTC es una reserva de valor, por ejemplo, el oro 2.0, pero no un medio de intercambio, va en contra de la lógica. Primero debe tener un caso de uso.

En un artículo de agosto de 2020 “¿Es Bitcoin dinero?” Peter Hazlett y William Luther escribieron que sólo existe “un pequeño rincón de Internet en el que se realizan transacciones de forma rutinaria con Bitcoin como medio de intercambio”. Pero ese rincón puede estar creciendo hasta convertirse en una habitación, o incluso en una casa.

“La demanda de Bitcoin ha crecido sin duda en el último año”, le dijo a Cointelegraph en una conversación reciente el coautor Luther, profesor adjunto de economía en la Florida Atlantic University. “A medida que los nuevos usuarios se encuentran con Bitcoin, y los usuarios existentes se encuentran con más Bitcoin, es natural que más personas consideren usarlo para hacer pagos”.

Otros ven un aumento reciente de las opciones de pago con criptomonedas. “Definitivamente”, le dijo a Cointelegraph, Joanna Wasick, socia del bufete de abogados BakerHostetler, y añadió: “Cada vez hay más personas que poseen criptomonedas y más empresas que las aceptan, a veces incluso con un incentivo sobre el fiat. También hay una afluencia de exchanges y plataformas de pago que facilitan este tipo de transacciones. No creo que eso ocurra sin una demanda”.

La semana pasada se informó de que eBay estaba explorando opciones de pago con criptomonedas, incluidas las subastas NFT, mientras que se dijo que PayPal estaba considerando desarrollar su propia stablecoin. Por otra parte, el cantón suizo de Zug comenzó a aceptar pagos de impuestos en Bitcoin (BTC) y Ether (ETH).

“Ciertamente ha habido algunos anuncios importantes de las principales empresas de servicios financieros en los últimos meses que apuntan al impulso de ver las criptomonedas como una opción de pago”, le dijo Kristin Smith, CEO de la Blockchain Association, a Cointelegraph, citando a Visa, PayPal, y del mundo de las criptomonedas a BlockFi.

¿Aún es demasiado volátil?

Sin embargo, no todos creen que Bitcoin sea viable como medio de intercambio. Aswath Damodaran, profesor de finanzas de la Stern School of Business de la Universidad de Nueva York, le dijo a Cointelegraph: “No lo veo, y las razones son simples: es una moneda increíblemente ineficiente, con unos costes de transacción que superan los beneficios”.

Es probable que estas ineficiencias se multipliquen, además, a medida que BTC se acerque a su límite de 21 millones. “También es demasiado volátil para que la gente confíe en ella”, añade, aunque no descarta otras criptomonedas como posibles opciones de pago.

El presidente de la Reserva Federal de San Luis, James Bullard, señaló que en el siglo XIX, antes de la Guerra Civil estadounidense, era habitual que los bancos privados emitieran sus propios billetes, una práctica análoga a las criptomonedas actuales, en su opinión. “Todos ellos cotizaban por ahí [los billetes], y lo hacían con diferentes descuentos entre sí, y a la gente no le gustaba nada”. La gente quiere una moneda uniforme como el dólar estadounidense, dijo Bullard.

Dado que Bitcoin aún no ha encontrado un uso generalizado como medio de intercambio, cada vez más personas han sugerido que su papel ideal podría ser realmente el de una reserva de valor alternativa, como el oro. Pero Luther, por su parte, no cree que esto tenga mucho sentido, diciéndole a Cointelegraph:

“No entiendo a quienes dicen que Bitcoin es más adecuado como reserva de valor que como medio de intercambio. Un activo sólo puede funcionar como depósito de valor si se espera que tenga un precio positivo en el futuro. Y sólo tendrá un precio positivo en el futuro si tiene alguna utilidad en el futuro”.

Decir que Bitcoin puede ser una reserva de valor hoy, y posiblemente un medio de intercambio algún día (aunque tal vez no) podría ser poner el carro delante del caballo. En opinión de Luther: “Se espera que Bitcoin funcione como medio de intercambio en el futuro, que su precio fluctúe hoy en día ya que la gente espera que sea más o menos útil como medio de intercambio en el futuro”. Además, cree que “en función de su utilidad como medio de intercambio en el futuro, podría servir también como reserva de valor”.

Mientras tanto, Bitcoin sigue siendo la forma de pago con criptomonedas más utilizada, según BitPay, que procesa unos mil millones de dólares anuales en criptopagos. En marzo, Bitcoin representó el 72% de los pagos procesados por BitPay (por número), muy por encima de Bitcoin Cash (BCH) (14%) y ETH (10%), que ocuparon el segundo y tercer lugar, respectivamente.

BTC puede ser suficiente

De hecho, hay razones válidas por las que los defensores de las criptomonedas siguen utilizando BTC para realizar transacciones, incluso cuando otras plataformas de criptomonedas pueden ser más rápidas y ofrezcan comisiones más bajas. “No me gusta gastar mi Bitcoin, pero sé que en cuanto diga las palabras ‘sólo envíame tu dirección de Bitcoin’ la transferencia se hará de forma rápida y barata”, dijo el fundador de Quantum Economics, Mati Greenspan, en un boletín reciente, añadiendo además:

“Sé a ciencia cierta que mi analista estará encantado de recibir Bitcoin, y que tengo un botín de Bitcoin que puedo utilizar de forma factible para pagar. Sin embargo, si le digo: ‘Oye, déjame que te envíe algo de XLM’, la respuesta probablemente no será entusiasta porque probablemente le exigiría dedicar tiempo y energía a investigar billeteras y exchanges”.

Bitcoin ocupa hoy un papel un tanto inusual como “medio de intercambio de nicho”, según afirma Lawrence White, del Instituto Cato, en una publicación en su blog. “Es mejor que otros medios para realizar algunos pagos que, incluso con fines legítimos, podrían ser censurados si se dirigen a través de sistemas de pago controlados por gobiernos nacionales y bancos centrales”. Una organización de derechos humanos de base en Bielorrusia, por ejemplo, ha utilizado la red BTC para transferir dinero a los trabajadores en huelga, una forma que el gobierno no puede detener.

Otros esperan que BTC alcance una aceptación masiva como opción de pago. Bill Zielke, director de marketing de BitPay, le dijo a Cointelegraph que “la criptomoneda ya es un método de pago significativo, ya que se produce un volumen de más de mil millones al año”. Empresas como Newegg y Apmex, ambas entre los principales 100 comerciantes, ya “ven un porcentaje significativo de sus ventas en Bitcoin y otras criptomonedas”.

Necesidad de mayor estabilidad

Sin embargo, todavía tienen que pasar más cosas antes de que Bitcoin y otras criptomonedas logren una adopción generalizada como opciones de pago. “Lo más importante es que las criptomonedas sean más estables y dejen de ser un vehículo especulativo”, dijo Wasick, y añadió: “Si creo que el valor de mi Bitcoin va a subir, no lo voy a utilizar para comprar un auto. Voy a guardarlo para poder obtener más ganancias”.

Damodaran estuvo de acuerdo, debido a que las personas que piensan en utilizar Bitcoin para comprar artículos se preocupan de que su BTC valga un 30% más en uno o dos días. Los vendedores, por ejemplo, los comerciantes, “no quieren recibirlo porque les preocupa exactamente lo contrario”. Damodaran añadió: “Para que una buena criptomoneda tenga éxito, tiene que conseguir que los gobiernos la compren, alguna versión de una autoridad de confianza para reducir los costes de las transacciones y [convertirse] en un juego menos especulativo”.

“Los dos mayores obstáculos, en mi opinión, son la volatilidad de su poder adquisitivo y el número relativamente pequeño de transacciones que puede manejar”, dijo Luther a Cointelegraph, al tiempo que añadió: “Las soluciones de capa dos han recorrido un largo camino para eliminar el segundo problema, y sin duda alguna irán más allá. Por supuesto, eso significa que la mayoría de las transacciones on-chain de Bitcoin serían simplemente para la liquidación”.

“Hay problemas regulatorios que creemos fomentarían una mayor adopción, como la adopción de una exención de minimis para las transacciones de criptomonedas”, añadió Smith. Por ejemplo, las transacciones de criptomonedas menores a USD 200 podrían estar exentas de impuestos.

“El régimen regulatorio tiene que cambiar o, al menos, ser más claro para las personas”, dijo Wasick, además de plantear una pregunta: “¿Cuántas personas que usan criptomonedas para pagos saben exactamente cuáles son las implicaciones fiscales de sus transacciones de pago?”

¿Las personas quieren una moneda uniforme?

Pero qué hay de la afirmación de Bullard de que las personas no están dispuestas a lidiar con todas estas formas privadas de dinero. Lo que realmente quieren es una moneda uniforme, como el dólar estadounidense.

“Bullard tiene un punto, las personas suelen querer una moneda uniforme”, respondió Wasick, pero Bullard pasa por alto algunos aspectos clave de las criptomonedas, añadió. Son “descentralizadas y deflacionarias, o, al menos, no inflacionarias, por diseño”. En comparación, las monedas fiduciarias, creadas y controladas por los gobiernos, “son inflacionarias por diseño. […] Los dólares pierden valor con el paso del tiempo”.

En opinión de Luther, Bullard también pasa por alto algunos detalles históricos importantes. La mayoría de los billetes anteriores a la Guerra Civil no cotizaban con descuento, dijo, “normalmente se negociaban a la par”. Sólo tenían ese “descuento” cuando circulaban lejos del banco emisor. Los billetes emitidos en Chicago, por ejemplo, podían negociarse con descuento en Nueva York, pero sólo porque era costoso hacer el viaje a Chicago para canjearlos. Luther explicó además:

“Los coleccionistas de billetes tenían que empaquetarlos y enviarlos al banco emisor para canjearlos por oro. Luego, tenían que transportar ese oro de vuelta a casa. Y, por supuesto, se arriesgaban al robo en ambos sentidos”.

A los bancos les hubiera gustado ofrecer opciones de canje más cercanas, pero las restricciones regulatorias sobre las sucursales bancarias no lo permitían. Según Luther: “Lejos de demostrar un deseo inflexible de una moneda canjeable uniforme, como afirma Bullard, la evidencia histórica sugiere que muchas monedas canjeables podrían prevalecer, incluso bajo un régimen regulatorio deficiente que las hace funcionar mucho peor de lo que lo harían en otras circunstancias”.

Si BTC no lo consigue, ¿podrían prevalecer las stablecoins?

Aun así, el problema de la volatilidad de las criptomonedas persiste, por lo que algunos creen que la solución para las criptomonedas como mecanismo de pago comienza con las stablecoins. “Vemos que el uso de stablecoins está creciendo”, respondió Zielke, y añadió: “Aceptar o pagar con stablecoins abre nuevas posibilidades para los negocios globales que requieren la estabilidad del dólar pero la seguridad, velocidad y eficiencia de los pagos basados en blockchain”.

“Me gusta la idea de las stablecoins”, dijo Luther. Pero, como ocurre con las criptomonedas tradicionales, todavía necesitan algunas mejoras. “Para empezar, tienden a ser estables en relación con el dólar, lo que por definición significa que nunca se gestionarán mejor que el dólar”. Una segunda preocupación es que “suelen requerir que uno confíe en el emisor para gestionar el suministro adecuadamente, una propuesta arriesgada”, dijo Luther.

Damodaran se mostró escéptico sobre la utilidad de las stablecoins, que describió como “soluciones en busca de problemas”, añadiendo además: “De todos los problemas del mundo, no tener una moneda que funcione no está entre los 100 primeros en gran parte del mundo”.

Pero es un problema en algunos lugares, por lo que Smith, por ejemplo, cree que las criptomonedas como opción de pago pueden ponerse de moda en primer lugar “en otras jurisdicciones no estadounidenses”, especialmente en países que “no tienen el mismo acceso a los sistemas de pago que facilitan las transacciones internas”.

Mientras tanto, White enumeró otros casos de uso actuales de BTC, como “la recaudación de fondos por parte de activistas en Nigeria, Hong Kong y Rusia, la expatriación de ahorros por parte de personas que huyen de Venezuela, las remesas a Irán y las transferencias entre pares dentro de China entre personas que buscan evitar la vigilancia financiera del Estado”. Y concluyó: “Estos usos, junto con las previsiones de un uso más amplio en el futuro, son suficientes para mantener el valor de mercado positivo de Bitcoin”.

Sigue leyendo:

Ir a la Fuente
Author: Andrew Singer

Envía un comentario