Datos sugieren que el argumento de que la fortaleza del dólar debilita a Bitcoin es erróneo

Los analistas y traders relacionan el giro bajista de Bitcoin con la creciente fortaleza del dólar estadounidense, pero los datos sugieren lo contrario.

Por el momento, parece haber una suposición generalizada de que cuando el valor del dólar estadounidense aumenta frente a otras monedas principales globales, medido por el índice DXY, el impacto en Bitcoin (BTC) es negativo.

Durante las últimas semanas, los analistas y e influencers han estado advirtiendo sobre esta correlación inversa, que se mantuvo hasta marzo de 2021.

Sin embargo, no importa si se sigue una correlación de 20 o 60 días, la situación se invirtió en los últimos tres meses.

Índice del dólar DXY (azul) frente a Bitcoin (naranja, logarítmico). Fuente: TradingView

El indicador de correlación (rojo) ha oscilado por encima del 50% desde mediados de marzo, lo que indica que tanto el DXY como el Bitcoin han seguido en general una tendencia similar.

El dólar se fortaleció tras el discurso de la Fed

Como informó Cointelegraph, el informe del Índice de Precios al Consumidor (IPC) de mayo mostró que la inflación alcanzó un máximo de 13 años, y el presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, reconoció que la inflación podría ser más alta de lo previsto en el corto plazo. Aun así, aclaró que las expectativas de inflación a más largo plazo están ancladas en un lugar que es consistente con nuestro objetivo”.

El mercado dio un “voto de confianza” a la Fed, haciendo que el dólar se aprecie frente a las principales monedas mundiales. Mientras tanto, Bitcoin cayó un 8% hasta un mínimo de USD 35,300 el 18 de junio, reforzando aún más la tesis de la correlación inversa.

La correlación es un indicador a largo plazo, no una métrica intradiaria

Aunque a los expertos y a los influencers les encanta diseccionar esos eventos y extrapolar los movimientos de un día, uno debería analizar un marco temporal más amplio para entender los impactos potenciales del índice DXY en el precio de Bitcoin.

Índice del dólar DXY (azul) frente a Bitcoin (naranja, logarítmico). Fuente: TradingView

Obsérvese cómo ambos marcadores se debilitaron durante el mes de mayo, tras un periodo relativamente plano a finales de abril. Parece prematuro, al menos, calificar el reciente desacoplamiento como una correlación inversa. Múltiples fuerzas podrían estar detrás del fracaso de Bitcoin para sostener un soporte de USD 40,000 el 16 de junio y la posterior corrección del precio.

Para empezar, Liu He, viceprimer ministro de China y miembro del todopoderoso politburó de ocho personas, dirigió una reunión sobre la prevención y el control de los riesgos financieros el 24 de mayo. Entre las decisiones tomadas se encuentra la de reprimir las actividades de minería y trading de Bitcoin.

La tasa de hash de Bitcoin cayó al nivel más bajo desde noviembre de 2020, ya que los mineros están empezando a alejarse de China. Huobi suspendió temporalmente el trading de futuros a los usuarios chinos, mientras que la plataforma de futuros, Bybit, reveló que habría cerrado las cuentas registradas con números de teléfono chinos.

Además, el 26 de mayo, el presidente de la Comisión de Bolsa y Valores de Estados Unidos, Gary Gensler, dijo que los reguladores están deseando trabajar con otros reguladores y con el Congreso para llenar las lagunas en la protección de los inversores en los mercados de criptomonedas.

Por lo tanto, la posible regulación estadounidense y la actual represión de China sobre las actividades de minería y comerciales parecen vitales para el reciente bajo rendimiento de Bitcoin. Una vez que estas cuestiones dejen de ser una amenaza, la brecha que se ha creado a partir del movimiento positivo del DXY podría desvanecerse.

Los puntos de vista y opiniones expresados aquí son únicamente los del autor y no reflejan necesariamente los puntos de vista de Cointelegraph.com. Cada inversión y movimiento comercial implica un riesgo, debe realizar su propia investigación al tomar una decisión.

Sigue leyendo:

Ir a la Fuente
Author: Marcel Pechman

Envía un comentario