Comienzo tardío: Los cripto-reguladores van por detrás de la industria blockchain

¿Una visita de Gensler, de la SEC, a los legisladores de la UE señala un cambio de política? ¿Se acerca la colaboración entre Estados Unidos y Europa en materia de regulación de las criptomonedas?

Como si no tuviera suficiente trabajo, Gary Gensler compareció ante el Parlamento Europeo el 1 de septiembre para compartir sus recomendaciones políticas en relación con la regulación de los criptoactivos y otros asuntos. Aunque el presidente de la Comisión de Bolsa y Valores (SEC) de Estados Unidos dejó claro que presentaba sus propios puntos de vista, no los de la Comisión, su comparecencia (virtual) suscitó necesariamente preguntas.

¿Cree Gensler, considerado por algunos como el regulador más experto en criptomonedas de Estados Unidos, que la política sobre criptomonedas y blockchain debe armonizarse a nivel mundial? Si es así, ¿puede hacer causa común con los europeos, o los Estados Unidos y la Unión Europea tienen prioridades diferentes? En términos más generales, ¿es siquiera factible una normativa armonizada a nivel mundial, especialmente en áreas como las finanzas descentralizadas?

Las preguntas no terminaron cuando el New York Times hizo de la criptomoneda el artículo principal de su edición del domingo 5 de septiembre, observando que “el auge de las empresas que ofrecen préstamos en criptomonedsa y cuentas de depósito de alto rendimiento está perturbando la industria bancaria y dejando a los reguladores luchando por ponerse al día”.

Todo esto nos lleva a preguntarnos: ¿Para qué los reguladores?

“Creo que es muy revelador tener al jefe de la SEC en el Parlamento de la UE en medio del reciente aumento de las criptomonedas”, dijo a Cointelegraph Pablo Agnese, profesor del departamento de economía y organización empresarial de la Universitat Internacional de Catalunya Barcelona, y añadió: “No sólo están [es decir, los reguladores] jugando a ponerse al día, sino que también están tratando de llegar a un consenso político, al menos en la relación entre Estados Unidos y la UE”.

Patrick Hansen, hasta hace poco jefe de blockchain en Bitkom, una asociación de empresas alemanas de la economía digital, opinó que Gensler es indudablemente consciente de lo descentralizada y global que es la comunidad de las criptomonedas, y dijo a Cointelegraph: “Con los proyectos DeFi que salen principalmente de Estados Unidos y Europa, probablemente quiere asegurarse de que ambas regiones se alineen en estos temas para evitar el arbitraje regulatorio”.

Una toma de conciencia creciente

“No estoy convencido de que las recientes reuniones de alto perfil entre los reguladores estadounidenses y sus homólogos europeos representen un cambio de política”, dijo a Cointelegraph Geoffrey Goodell, investigador asociado del University College London y subdirector ejecutivo del Centro de Tecnologías Blockchain de la UCL. Y añadió:

“Hay una creciente comprensión en ambos lados del Atlántico de que las monedas digitales están aquí para quedarse y podrían potencialmente introducir un riesgo sistémico, no sólo para los inversores que buscan nuevas fuentes de rendimientos no correlacionados, sino también para la soberanía monetaria”.

En su intervención ante la Comisión de Asuntos Económicos y Monetarios del Parlamento Europeo, Gensler señaló que “esta clase de activos de USD 2.1 billones es verdaderamente global. No tiene fronteras ni límites. Funciona 24 horas al día, siete días a la semana”.

Aunque afirmó que era “neutral en cuanto a la tecnología”, Gensler subrayó que “soy todo menos neutral en cuanto a la política pública”. Una política pública sólida implica la protección de los consumidores, la limitación de las actividades ilícitas y la garantía de la estabilidad financiera, dijo, y añadió: “Para aquellos que quieren fomentar las innovaciones en criptografía, me gustaría señalar que las innovaciones financieras a lo largo de la historia no prosperan durante mucho tiempo fuera de los marcos de política pública”.

Estados Unidos y Europa: ¿Preocupaciones diferentes?

Aun así, la armonización de la regulación de las criptomonedas requiere cierto acuerdo en torno a los objetivos. ¿Tienen los responsables políticos europeos prioridades diferentes a las de los estadounidenses? Por ejemplo, los europeos podrían estar más preocupados por el daño ambiental causado por la minería de Bitcoin (BTC), mientras que los responsables políticos estadounidenses podrían estar más centrados en si las stablecoins son realmente “estables”.

“El daño medioambiental es definitivamente una mayor preocupación en la UE, especialmente en el Parlamento de la UE”, donde algunos grupos políticos como los Verdes quieren prohibir los protocolos de consenso de prueba de trabajo, señaló Hansen. En cuanto a las stablecoins, la mayoría están denominadas en dólares estadounidenses, por lo que se trata de una preocupación comprensiblemente estadounidense, añadió, pero podrían convertirse en una preocupación para la UE si toda la actividad de las finanzas descentralizadas (DeFi) se denomina en dólares.

Agnese considera que la cuestión medioambiental es un poco una pista falsa (posiblemente incluso una forma de denigrar la tecnología por parte de sus detractores) y se refirió a un informe de Galaxy Digital de mayo de 2021 en el que se afirma que la red Bitcoin utiliza menos de la mitad de la energía empleada por el sistema bancario y la industria del oro, “posiblemente los dos competidores más cercanos si pensamos en las criptomonedas como un medio de intercambio potencial”, dijo a Cointelegraph.

Sin embargo, los responsables políticos en Estados Unidos y Europa comparten intereses mutuos en relación con las criptomonedas, como garantizar el cumplimiento de los procedimientos de Conozca a su Cliente (KYC) y de Prevención del Blanqueo de Capitales (AML). “El terreno común más importante a corto plazo tiene que ser el de las normas reguladoras para los criptocustodios centralizados, los exchanges, los brokers, etc. en materia de KYC, AML, fiscalidad y protección del consumidor”, dijo Hansen.

En opinión de Agnese, las stablecoins son también un área válida de preocupación común, “puesto que muchas de estas criptomonedas, que están vinculadas a las principales monedas como el dólar, no han sido auditadas o, cuando lo han sido, han dejado muchas preguntas sin respuesta”.

En sus comentarios del 1 de septiembre, Gensler señaló que “casi tres cuartas partes de las operaciones en todas las plataformas de comercio de criptomonedas se produjeron entre una stablecoin y algún otro token” en julio, y sugirió que las stablecoins podrían estar facilitando a aquellos que buscan eludir las regulaciones financieras, incluidas las normas de AML y de sanciones. “Los reguladores europeos son ciertamente conscientes del riesgo de contraparte intrínseco a las stablecoins”, señaló Goodell, añadiendo:

“Cuando un emisor de stablecoins del sector privado no cumple su promesa de mantener una paridad, ¿el Banco Central Europeo rescataría a los poseedores de stablecoins? Si la respuesta es definitivamente sí, entonces el emisor está haciendo efectivamente el trabajo del banco central al crear una moneda digital de banco central en su nombre. Si la respuesta es posiblemente no, entonces la stablecoin no es tan estable y debería cotizar con descuento”.

Sin embargo, Goodell rebatió la idea de que los reguladores estadounidenses lleguen necesariamente tarde al juego con respecto a los criptoactivos. “Creo que la historia completa es más matizada”, dijo a Cointelegraph, explicando que los mayores exchanges de activos digitales liquidan sus operaciones en dólares estadounidenses, mientras que las mayores stablecoins están fijadas también en USD, “por lo que podría decirse que la amenaza que suponen las criptomonedas para la soberanía monetaria es menos aguda en Estados Unidos que en otros países”.

Además, muchas grandes instituciones financieras estadounidenses tienen intereses en el espacio de las criptomonedas, es decir, “son partes interesadas en la infraestructura y los servicios que sustentan los activos digitales- y los reguladores podrían preferir ser pacientes en lugar de alterar el delicado equilibrio”, añadió.

¿Es realmente necesaria la armonización?

En definitiva, ¿es necesaria una estructura reguladora de las criptomonedas armonizada a nivel mundial? Agnese instó a no intervenir en la regulación de las criptomonedas, dejando que la tecnología evolucione y demuestre lo que puede hacer:

“El blanqueo de dinero, el medio ambiente y la falta de esfuerzos serios de auditoría no son exclusivos del ecosistema blockchain. Sería una pena ver una reacción exagerada concertada por parte de los principales gobiernos que ahogara la innovación y obstaculizara el crecimiento de este sector, privando así a la sociedad en general de todos los beneficios que se avecinan”.

Pero puede que los poderes fácticos no sean tan pacientes. Como informó el New York Times, “altos funcionarios de la Reserva Federal y otros reguladores bancarios han comenzado urgentemente lo que llaman un “sprint cripto” para tratar de ponerse al día con los rápidos cambios y averiguar cómo frenar los peligros potenciales de una industria emergente cuya corta historia ha estado marcada tanto por la especulación de alto riesgo como por los avances tecnológicos”.

Goodell, por su parte, se mostró escéptico sobre un régimen global de regulación de las criptomonedas ausente de los bancos centrales. “Las regulaciones globalmente armonizadas sobre los activos digitales serán difíciles, si no imposibles”, dijo, pero con el enfoque correcto de una moneda digital emitida por el gobierno, “podemos mitigar el riesgo sistémico asociado a los activos digitales y podríamos evitar el requisito de un consenso global”.

Por su parte, Hansen declaró a Cointelegraph que “ignorar un mercado de más de USD 2 billones que existe desde hace más de una década ya no es una opción”. Los marcos regulatorios para las empresas de criptomonedas centralizadas -intercambios, prestamistas, etc.- están a la vuelta de la esquina”, aunque las acciones relativas a DeFi y quizás algunos otros temas “son mucho más complejas y requerirán más discusiones y tiempo”.

Sigue leyendo:

Ir a la Fuente
Author: Andrew Singer

Envía un comentario