La nueva generación de asistencia sanitaria basada en datos ya está aquí

Implementar la inteligencia artificial y la tecnología blockchain en la sanidad y la medicina es clave para desbloquear la longevidad humana.

En los últimos 60 años, la esperanza de vida del recién nacido promedio ha aumentado en casi 20 años: de 52.5 a 72, en 2018. En este tiempo hemos visto una increíble ola de innovación tecnológica: La introducción de internet, los avances médicos y una mayor comprensión de las iniciativas de salud pública han transformado el curso de la vida humana. Y con nuevas tecnologías como blockchain y la inteligencia artificial que ahora entran en escena, sabemos que se avecina una transformación aún más radical. Estas tecnologías disruptivas están allanando el camino hacia una vida más larga y saludable.

Para mostrar cuánto ha avanzado la sanidad gracias a estas tecnologías, quiero destacar un estudio de caso de dos empresas únicas, Insilico Medicine y Longenesis. Juntas, muestran cómo el desarrollo de la IA para la atención médica ha crecido a la par que la llegada de las aplicaciones sanitarias de blockchain.

Asistencia sanitaria basada en datos

En 2014, el innovador de la longevidad Alex Zhavoronkov y su empresa, Insilico Medicine, se pusieron en contacto conmigo. La empresa se basaba en una premisa sencilla pero radical: utilizar la IA para acelerar el descubrimiento y el desarrollo de fármacos. En aquel momento, el uso de la IA era todavía incipiente, tanto en lo que respecta a la concienciación del público como a sus aplicaciones a la medicina. Pero en los siete años transcurridos desde que invertí en esta empresa, esta ha utilizado la IA para transformar por completo la investigación y el desarrollo en el sector terapéutico. Su rápido descubrimiento y desarrollo de nuevas terapias es el resultado de la increíble cantidad de datos que procesan en busca de la próxima mejor cura. Estos datos, ricos en su origen y alcance, proceden de las secuencias genómicas y proteómicas de pacientes sanitarios reales. A través de docenas de nuevos candidatos a fármacos, han demostrado un enorme potencial en el uso de la IA para la atención sanitaria basada en datos.

Sin embargo, los innovadores avances de Insilico no han estado exentos de obstáculos. Trabajar con cantidades masivas de datos planteaba retos únicos en cuanto a la centralización y la seguridad. Los datos de la sanidad tienden a estar dispersos y en silos. Cada médico, centro médico y hospital mantiene su silo y, debido a las normas de privacidad, los datos suelen compartirse solo cuando son necesarios para la atención del paciente. Tener acceso a los datos sintetizados de los pacientes era fundamental para que los algoritmos de IA de Insilico tuvieran éxito, y simplemente no estaba disponible.

Privacidad y tecnología blockchain

Al buscar soluciones a los problemas de seguridad y centralización asociados a este tipo de datos, Alex y el equipo de Insilico Medicine pronto descubrieron la tecnología blockchain y la de registros distribuidos. La inmutabilidad de las entradas en la blockchain y la posibilidad de que múltiples nodos descentralizados aporten datos a un registro distribuido compartido ofrecían una solución a los complejos problemas asociados a los datos de los pacientes. Esta tecnología era lo que habían estado buscando, pero necesitaban un socio que la construyera con ellos. Insilico formó una empresa conjunta con la compañía europea líder en blockchain Bitfury (ahora una de las mayores empresas de tecnología emergente del continente) y lanzó una nueva compañía llamada Longenesis. El objetivo de Longenesis era claro: crear un ecosistema sanitario de blockchain que tuviera en cuenta los requisitos sensibles de los datos sanitarios y las necesidades de aplicación de la investigación biotecnológica.

Longenesis diseñó un entorno basado en blockchain para las partes interesadas de la industria sanitaria/biotecnológica, incluidas las organizaciones de pacientes, los grupos de investigación biomédica y los socios y patrocinadores de la investigación. La belleza de la solución de Longenesis es que siempre hay un registro del consentimiento. Cuando los pacientes aceptan compartir sus datos para cualquier fin, existe una prueba inmutable de su permiso.

Su primer producto, Curator, se utiliza por los hospitales y otras organizaciones asistenciales para presentar de forma segura y respetuosa los datos disponibles para los investigadores sin comprometer la privacidad de los pacientes. Esta función permite a los investigadores revisar los conjuntos de datos sin poner en peligro la seguridad de la información de los pacientes. Cuando un investigador o una empresa están interesados en utilizar los datos, el segundo producto de Longenesis, Engage, se los proporciona. Engage también permite a los hospitales e investigadores incorporar rápidamente a los pacientes a nuevos ensayos médicos e investigaciones, registrando el consentimiento continuo del paciente. Independientemente de si la IA se utiliza para analizar nuevos datos de un ensayo médico o datos “antiguos” de los historiales médicos, los pacientes lo saben y pueden decidir dar su consentimiento cuando les convenga. Longenesis ha desplegado esta solución en hospitales estatales, biobancos gubernamentales y otros. Su trabajo permite a las empresas de IA, como Insilico Medicine, acceder a grandes cantidades de datos que pueden utilizarse para el análisis de la inteligencia artificial, lo que conduce a un mayor tratamiento y descubrimiento de fármacos.

Datos, blockchain y longevidad humana

Aunque he destacado dos empresas aquí, hay miles de startups destacadas, instituciones de investigación y médicos que trabajan incansablemente para mejorar la vida humana. Todos ellos podrían beneficiarse de los datos desbloqueados por blockchain y del poder analítico de la inteligencia artificial.

Un hospital medio genera 760 terabytes de datos al año, pero el 80% de estos valiosos datos no están estructurados y no están disponibles para los investigadores. Es necesario que permanezcan seguros y que los pacientes den su consentimiento para su uso. Esta desconexión está frenando el progreso en todos los aspectos de la medicina. La combinación de blockchain e IA puede desbloquear estos datos para su análisis, facilitar el consentimiento de los pacientes, hacer un seguimiento del uso de los datos clínicos y mucho más.

En conclusión

Sin blockchain, la inteligencia artificial carece de los datos biomédicos protegidos y de origen ético que necesita para encontrar nuevas soluciones. Sin la inteligencia artificial, las enormes cantidades de datos protegidos por blockchain siguen siendo seguras pero inutilizables para la investigación. El progreso se produce cuando estas innovaciones trabajan juntas, al igual que las iniciativas críticas de salud pública de décadas pasadas tuvieron éxito gracias a la llegada de la World Wide Web. Entonces, nuestro objetivo debe ser llevar estas tecnologías más plenamente al mercado para que la atención centrada en la longevidad pueda ser accesible para todos.

Los puntos de vista, pensamientos y opiniones expresados aquí son exclusivamente del autor y no reflejan ni representan necesariamente los puntos de vista y opiniones de Cointelegraph.

Garri Zmudze es socio director de LongeVC, una empresa de capital riesgo con sede en Suiza y Chipre que acelera la creación de empresas innovadoras en el ámbito de la biotecnología y la longevidad. Es un experto en negocios e inversor ángel con varias salidas exitosas en empresas de biotecnología y tecnología. Lleva mucho tiempo apoyando e invirtiendo en empresas de biotecnología, como Insilico Medicine, Deep Longevity y Basepaws.

Nota del autor: Ambas entidades, Insilico Medicine y Longenesis, son empresas de cartera de nuestra empresa de capital riesgo centrada en la longevidad, LongeVC.

Sigue leyendo: 

Ir a la Fuente
Author: Garri Zmudze

Envía un comentario