¿Acaso sorprende que China no quiera a las criptomonedas descentralizadas?

El gobierno chino endureció las medidas contra la cripto industria. ¿Pero es realmente una sorpresa?

El gobierno chino endureció las medidas contra la cripto industria, ya que las autoridades estatales unieron fuerzas para combatir las operaciones de criptomonedas en el país.

El Banco Popular de China (PBoC) anunció oficialmente el viernes pasado un conjunto de nuevas medidas para luchar contra la adopción de criptomonedas en China.

Pero no fue la primera vez que China arremetió contra las criptomonedas. Se registró una prohibición de “monedas digitales” en 2009. En 2013, el PBoC impidió que instituciones financieras chinas manejaran transacciones de bitcoin y calificó a la criptomoneda como una moneda sin significado real.

Por otra parte, en 2014 surgieron falsas amenazas de prohibición. Mientras que en 2016, el hackeo de un exchange chino afectó al precio de bitcoin.

Llegó el 2017 y China publicó prohibiciones relacionadas con las criptomonedas, mientras que el FUD se sintió con fuerza en 2019.

En la actualidad el FUD continúa. La Asociación Nacional de Finanzas por Internet de China, la Asociación Bancaria de China y la Asociación de Pagos y Compensación de China emitieron en mayo de 2021 una declaración en la que advertían contra la inversión en criptomonedas por supuestos riesgos potenciales. Y un mes más tarde, el PBoC ordenó a los bancos chinos y a los proveedores de servicios de pagos móviles que no prestaran servicios bancarios y de liquidación a los clientes que realizaran transacciones relacionadas con criptomonedas. Finalmente, recientemente se supo que el PBoC ha declarado que todas las transacciones de criptomonedas en China son ilegales.

Matias Bari CEO y cofundador de SatoshiTango, opinó desde Argentina al respecto de las prohibiciones en China, y señaló: “China ya había tomado varios pasos en esa dirección (la de las prohibiciones). La noticia no es nueva. Sin embargo, es un paso más. Creo que, si bien las prohibiciones no son buenas, China prohíbe muchas de las cosas que tienen ciertas características que nosotros apreciamos: libertad, descentralización, bajo control por parte de una organización. Por lo tanto, el hecho de que lo prohiban casi que confirma que esas características existen”.

Desde Europa, Moisés Santos, experto en activos digitales de Bitpanda, también compartió su mirada con Cointelegraph en Español: “La influencia global de China en los mercados respecto a cualquier activo, no sólo respecto a las criptomonedas, es muy potente como se ha demostrado con Evergrande, donde las bolsas tradicionales se vieron gravemente afectadas”. 

Luego añadió: “En el caso de las criptomonedas, el país asiático ha mostrado abiertamente su aversión a Bitcoin. No es algo nuevo, sino que ya en 2013 prohibió el uso de bitcoin a proveedores de pagos externos, prohibieron la venta de tokens en 2017 y apuntaron a los exchanges en 2019. En 2021, un año que para muchos ha supuesto la consolidación cripto con la entrada de inversores institucionales y la llegada de regulación, las intervenciones del Gobierno chino en la industria cripto se han multiplicado. Por poner sólo algunos ejemplos recientes, en mayo se prohibió a las instituciones financieras y de pagos ofrecer servicios relacionados con cripto e incluso prohibió después el minado en su territorio”. 

“Hay quien encuentra la explicación de esta aversión a las criptomonedas, en el interés chino por promover su propia CBDC (Central Bank Digital Currency), el llamado Yuan digital. En todo caso, esto debe ser contextualizado en la volatilidad natural de las criptomonedas, una industria expuesta a fuertes fluctuaciones que responden a noticias en medios relevantes, sucesos macroeconómicos e incluso tweets de personajes influyentes. Lo sorprendente sería que, cuando un país influyente como lo es sin duda China tomase alguna acción respecto a las criptomonedas (positiva o negativa), el mercado no reaccionase”, concluyó Santos.

Te puede interesar:

Ir a la Fuente
Author: Fernando Quirós

Envía un comentario