Los tres rasgos de la Web 3.0 que solucionan lo que ha fallado en la Internet actual

La Internet actual está muy lejos de su intención original de ser un espacio abierto, pero la Web 3.0 promete un futuro de Internet abierto, transparente y favorable a los creadores

La tecnología Blockchain ha recorrido un largo camino. No hace tanto tiempo que las criptomonedas permanecían al margen, siendo predicada por una minoría ruidosa. La narrativa cambió una vez que la pandemia del COVID-19 llevó a la gente a sus casas con mucho tiempo para sumergirse en nuevos intereses. Las criptomonedas se beneficiaron de una mayor atención, entrando en las conversaciones cotidianas entre amigos, familiares y colegas.

Aun así, todavía es pronto para las criptomonedas. La adopción generalizada sigue siendo difícil y los guardianes tradicionales de la tecnología mantienen su control sobre la economía digital. Para aflojar ese control, los que estamos construyendo la Internet descentralizada, o la Web 3.0, tenemos que hacer un mejor trabajo definiendo la narrativa sobre lo que está en juego si continuamos con el status quo.

Tenemos una oportunidad especialmente convincente de aprovechar la narrativa después de que el mes pasado el sentiment contra los controladores centralizados de la Web 2.0 se volviera especialmente desagradable. Lo que está en juego está cada vez más claro al ver cómo las desigualdades estructurales de la Web 2.0 nos afectan a todos.

En primer lugar, Facebook testificó ante el Congreso cuando una antigua empleada presentó una investigación suprimida que demostraba que la plataforma ponía “los beneficios por encima de la seguridad” de sus usuarios. El testimonio se sumó a una gran interrupción de los servicios de Facebook, que afectó a todos sus productos en todo el mundo. Por último, un hacker anónimo publicó una parte de datos de la plataforma de streaming de videojuegos Twitch de Amazon.com Inc. que incluía el código fuente y los pagos a los creadores en un intento de “fomentar más disrupción y competencia en el espacio de streaming de vídeo online”.

Aunque no apruebo el acceso no autorizado a la información de propiedad de una empresa, ciertamente entendí las emociones involucradas. Como empresario de la Web 3.0 centrado en la construcción de una infraestructura abierta para la transmisión de vídeo, el tamaño y el alcance de Twitch, YouTube y Facebook pueden ahogar la innovación. No hay mucho espacio para que los servicios nuevos se abran paso en un territorio dominado por las economías de escala (y el acceso a la cantidad de personas) que disfrutan estas empresas.

Entonces, ¿cómo podemos reconducir la web hacia su visión original de ser una plataforma abierta y una utilidad global en la que cualquiera puede contribuir y construir? Tenemos que aprovechar la narrativa para acoger a más constructores y usuarios en el núcleo de un próspero ecosistema de la Web 3.0.

Código abierto

La naturaleza de código abierto de la Web 3.0 significa que, en lugar de piratear y filtrar el código propietario, los participantes pueden colaborar en la tecnología y las funciones desde el primer día. Esto contrasta con los jardines amurallados construidos y protegidos por los guardianes de las grandes tecnologías. Una vez encerrados, hay pocos recursos o posibilidades de salir. Las personas, las empresas y los desarrolladores están simplemente en deuda con los caprichos de la autoridad centralizada, obligados a adaptarse a los cambios en el producto o las condiciones.

He sido testigo de la enorme influencia que ejercen estos guardianes sobre los desarrolladores. Después de que nuestra primera empresa fuera comprada por Groupon, mi cofundador y yo construimos una empresa que dependía de las interfaces de programación de aplicaciones (API, por sus siglas en inglés) de los principales guardianes de la tecnología: Facebook, Google, Pinterest y Twitter. Al principio, estas plataformas eran más abiertas y nos permitían conectar nuestro servicio a ellas. De repente, nuestro acceso se cortó cuando estas plataformas decidieron cerrar el acceso a terceros. Nuestro servicio acabó fracasando porque esas plataformas no permanecieron abiertas, lo que fue una vívida lección de los riesgos de construir sobre la pila tecnológica de otros.

Esta experiencia nos llevó a nuestra siguiente aventura: construir la infraestructura de vídeo abierta para la transmisión en directo. Al construir de forma abierta y descentralizada, podemos atraer a los desarrolladores, alimentar una comunidad y reajustar los incentivos para proteger a todas las partes interesadas. Se trata de un enfoque que requiere pasar de una mentalidad de proteccionismo a otra de abundancia. El pastel tiene un tamaño limitado. Por lo tanto, hay que ahogar e impedir la competencia a toda costa o la suma es mayor que sus partes, y una comunidad puede construir más valor en conjunto de lo que podría por sí sola.

Economía transparente

En su forma más pura, la economía de la Web 3.0 es transparente y sin permisos, lo que da a los interesados la confianza de que los intereses arraigados no están moviendo secretamente los hilos y controlando los resultados a su favor. Esta forma de patrocinio creativo es cada día más popular, ya que es mucho más amigable para los creadores que las opciones actuales.

Esta economía transparente es lo que les falta a los creadores en la actual dinámica de la Web 2.0. Como los creadores construyen dentro de jardines amurallados, quedan atrapados en la economía que cada plataforma elija. Y si la plataforma cambia esa economía, el creador tiene poco recurso: Con pocas alternativas, la opción de abandonar es a menudo económicamente inviable.

Los creadores de la Web 3.0 también deben resaltar cómo la eliminación de los guardianes fiscales permite a los creadores conservar una mayor parte del dinero que han ganado de sus comunidades. “Conserva más de lo que ganas” y “Apoya más lo que amas” son grandes impulsores de la narrativa cuando la Web 3.0 busca desplazar a la Web 2.0. Con este mensaje, no solo se trata de dar poder a los creadores, sino también a los fans para que den más de su dinero a sus creadores favoritos.

Incentivos alineados

El último pilar de la Web 3.0 es la alineación de los incentivos entre creadores, usuarios y la propia plataforma. Estos incentivos influyen en la responsabilidad y la gobernanza de una plataforma, lo que a su vez afecta a la toxicidad, la inclusión y el control.

La rendición de cuentas y la gobernanza son cuestiones importantes a la hora de alinear los incentivos. Los guardianes de la Web 2.0 tienen pocos incentivos para “hacer el bien” a los creadores y usuarios. ¿Por qué habrían de hacerlo? Como hay poca competencia, los usuarios están atrapados en el jardín amurallado. Y, como entidades de propiedad privada con poca regulación externa, pueden hacer lo que quieran. Es una actitud de “nosotros ponemos las reglas, así que tómalo o déjalo” y una mentalidad de “nosotros contra ellos”.

Con la Web 3.0, la gobernanza suele estar descentralizada a través de una organización autónoma descentralizada, o DAO (por sus siglas en inglés), u otros mecanismos arraigados de retroalimentación de la comunidad. Al descentralizar la gestión de la comunidad lejos de las autoridades centralizadas, se tiende a la automoderación. Las comunidades construidas en torno a pasiones compartidas disfrutan de una moderación natural y cuando los miembros de la comunidad se salen de la línea, la comunidad toma medidas. Y si a un miembro de la comunidad no le gusta algo, puede presentar propuestas para que la comunidad vote y cambie la dirección de la plataforma.

En definitiva, los creadores quieren una relación más directa con sus fans e influir en la gobernanza de las plataformas que utilizan. El paradigma de la Web 3.0 trata de abordar esta cuestión habilitando plataformas impulsadas por los creadores que también permiten a los usuarios ser propietarios en las plataformas, a menudo coordinados a través de tokens. Como se benefician directamente del crecimiento de las plataformas, los usuarios tienen el incentivo de proporcionar servicios clave como la moderación para evitar cosas como las incursiones de odio.

Por supuesto, nada es perfecto. La Web 3.0 seguirá luchando con algunos de los problemas de moderación a los que se enfrentan otras grandes plataformas. Los críticos de las plataformas descentralizadas dicen que la falta de una autoridad centralizada dificultará aún más la moderación.

Pero, a medida que surgen más plataformas para servir a comunidades de nicho (en lugar de que una sola entidad capte a todo el mundo dentro de un jardín amurallado), estas comunidades más pequeñas son objetivos menos atractivos para la toxicidad que plaga las plataformas más grandes con alcance global. Es más difícil difundir información errónea y trolear cuando hay docenas, o cientos, de plataformas.

El futuro de la Web 3.0

Los constructores de la Web 3.0 deben recuperar esta narrativa y pasar de “el ganador se lo lleva todo” a “la comunidad por encima de todo”. No será fácil. Y aún queda camino por recorrer hasta que la Web 3.0 genere más riqueza de creadores de la que nunca generó Internet.

A medida que la Web 3.0 se amplía, también tenemos que protegernos de una regresión hacia la media. Sería una pena repetir el modelo actual de guardianes. Por eso debemos seguir transmitiendo hábilmente la narrativa de la Web 3.0 para ayudar tanto a los desarrolladores como a los usuarios comunes a entender el valor de la Web 3.0, y los peligros de seguir con la dinámica actual de la Web 2.0.

Después de ver los recientes tropiezos de la Web 2.0, está claro que seguiremos recibiendo ejemplos impactantes de lo mucho que nos hemos desviado del camino, y de lo que tenemos que hacer para restaurar la visión original de Internet como un lugar abierto que es aditivo y creativo para la sociedad.

Estamos en esto a largo plazo. De nosotros depende predicar, escuchar a los usuarios y construir con una mentalidad comunitaria ante todo.

Este artículo no contiene consejos ni recomendaciones de inversión. Todas las inversiones y trading implican un riesgo, y los lectores deben realizar su propia investigación a la hora de tomar una decisión.

Los puntos de vista, pensamientos y opiniones expresados aquí son solo del autor y no necesariamente reflejan o representan los puntos de vista y opiniones de Cointelegraph.

Doug Petkanics es cofundador de Livepeer, donde el equipo está construyendo una plataforma de transmisión de video en vivo descentralizada para permitir la próxima generación de transmisión de video. Antes de Livepeer, Doug fue cofundador y director general de Wildcard, un navegador móvil. También cofundó Hyperpublic, que fue adquirida por Groupon. Fue vicepresidente de ingeniería en ambas.

Sigue leyendo:    

Ir a la Fuente
Author: Doug Petkanics

Envía un comentario