Tres razones por las que el modelo stock-to-flow de PlanB no es fiable

Aquí hay tres razones por las que la predicción de PlanB no es precisa y por qué no podemos esperar que el precio de Bitcoin aumente 10 veces después de cada halving

En los últimos dos años, el modelo stock-to-flow propuesto por PlanB se ha hecho muy famoso. Un estudio cuantitativo publicado en el sitio planbtc.com muestra el modelo y la predicción de que Bitcoin (BTC) podría alcanzar la capitalización de 100 billones de dólares. Obviamente, la industria de las criptomonedas, incluyéndome, quedó fascinada por la lógica del modelo y aún más por la idea de que podría alcanzar y superar los 100,000 dólares para 2021.

De hecho, el modelo stock-to-flow supone que existe una relación entre la cantidad de un metal precioso que se extrae cada año (flujo) y la cantidad ya minada o extraída anteriormente (stock).

Por ejemplo, el oro que se extrae cada año es algo menos del 2% del oro en circulación (en manos de bancos centrales y particulares). Se necesitan más de 50 años —al ritmo de extracción actual— para duplicar las existencias en circulación, lo que convierte al oro en un bien escaso.

PlanB plantea la hipótesis de que Bitcoin, considerado por muchos como oro digital, puede seguir esta relación entre la cantidad en circulación y la cantidad minada al año, y propone un plano cartesiano (con escala logarítmica tanto en el eje X como en el Y) en el que el avance de Bitcoin a lo largo del tiempo sigue un crecimiento que se puede describir por una línea de regresión (con fórmula de ley de potencia).

Los rebotes encontrados cada cuatro años aproximadamente se deben al halving, o al evento de reducción a la mitad de la remuneración esperada por cada bloque que se mina. El protocolo de Bitcoin establece que cada 210,000 bloques se reduce a la mitad el número de Bitcoin asignados a cada bloque para el minero que gane la prueba criptográfica.

Probablemente, Satoshi Nakamoto, cuando pensó en el fenómeno del halving, lo hizo para asumir una duplicación del precio cada cuatro años. Mientras tanto, PlanB ha demostrado que en los primeros 10 años de historia, Bitcoin se ha movido en torno a una función exponencial, lo que significa que con cada halving, el precio se multiplica por diez en lugar de duplicarse.

Razón #1

La primera razón es la siguiente: ¿Podemos realmente suponer que Bitcoin alcanzará un valor de mil millones de dólares alrededor de 2039?

Mil millones por Bitcoin significaría que la capitalización alcanzaría unos 20,000 billones de dólares, es decir, “solo” 130 veces el valor actual de los mercados bursátiles. Por no hablar de que en los años siguientes el valor, según este modelo, estaría destinado a multiplicarse por diez.

Obviamente, esto es inconcebible, incluso —y especialmente— por los dos puntos siguientes.

Razón #2

La segunda razón es que el modelo no tiene en cuenta la demanda sino solo la escasez, y Bitcoin ya no es el único criptoactivo en circulación. Su dominio está disminuyendo debido a los muchos proyectos emergentes que inevitablemente apartan la atención (y la inversión) del oro digital.

De hecho, es precisamente el hecho de no considerar el efecto derivado de la demanda lo que hace que el modelo stock-to-flow sea incompleto; un activo escaso tiene valor si la gente quiere comprarlo. Un cuadro de un artista desconocido, aunque sea hermoso y aunque pertenezca a una colección de pocos cuadros, no vale nada si no surge el interés de alguien que quiera poseerlo.

Ya hablé de esto en mi artículo de hace unos meses, cuando propuse un modelo de predicción de Bitcoin basado en la demanda y no en la escasez. Según este modelo, para que Bitcoin llegue a valer un billón, harían falta unos cuatro billones de monederos en circulación, algo bastante inconcebible como escenario.

Razón #3

La tercera razón proviene de la propia construcción de la relación stock-to-flow.

Si en lugar de hacer la regresión desde el principio hasta hoy, supusiéramos que la hubiéramos hecho al final de cada periodo antes del halving, la regresión habría sido siempre diferente.

Si hubiéramos calculado el stock to flow al final del primer halving, las predicciones habrían sido alcanzar la capitalización de los diamantes a nivel mundial ya en septiembre de 2016. Sin embargo, al final del segundo halving, en agosto de 2016, la línea de regresión indicaba que la capitalización de Bitcoin alcanzaría la del oro en 2021, cuando todavía estamos a una décima parte del camino.

Así pues, la trayectoria de Bitcoin en el plano cartesiano con doble eje logarítmico, propuesta por PlanB, muy probablemente no puede considerarse una línea recta sino una curva (con una descripción matemática aún por estudiar) que tiende a aplanarse con el tiempo, invalidando de hecho la predicción demasiado optimista del modelo de capitalización propuesto por PlanB.

Este artículo no contiene consejos ni recomendaciones de inversión. Todas las inversiones y trading implican un riesgo, y los lectores deben realizar su propia investigación a la hora de tomar una decisión.

Los puntos de vista, pensamientos y opiniones expresados aquí son únicamente del autor y no reflejan ni representan necesariamente los puntos de vista y opiniones de Cointelegraph.

Daniele Bernardi es un emprendedor en serie que busca constantemente la innovación. Es el fundador de Diaman, un grupo dedicado al desarrollo de estrategias de inversión rentables que recientemente emitió con éxito el Token PHI, una moneda digital con el objetivo de fusionar las finanzas tradicionales con los criptoactivos. El trabajo de Bernardi está orientado al desarrollo de modelos matemáticos que simplifican los procesos de toma de decisiones de los inversores y de los family offices para la reducción del riesgo. Bernardi también es el presidente de la revista de inversores Italia SRL y de Diaman Tech SRL y es el director general de la empresa de gestión de activos Diaman Partners. Además, es el gestor de un fondo de cobertura de criptomonedas. Es autor de The Genesis of Crypto Assets, un libro sobre criptoactivos. Fue reconocido como “inventor” por la Oficina Europea de Patentes por su patente europea y rusa relacionada con el campo de los pagos móviles.

Sigue leyendo:    

Ir a la Fuente
Author: Daniele Bernardi

Envía un comentario